Hasta ahora, ha sido difícil convencer a las autoridades federales de que la comunidad médica, en general, es “de primera línea en su totalidad”, no sólo aquellos que trabajan en los hospitales públicos, sino también en los privados e inclusive en consultorios particulares, pues, a estas alturas, a la gran mayoría le ha tocado atender a pacientes con síntomas de COVID-19. Muchos de ellos, incluso, han dado positivo a COVID y el riesgo en su salud sigue latente.
Así lo expresó el presidente de la Comisión de Salud de la Coparmex, René Anguiano Martínez, luego de dar a conocer que el despacho de abogados que es parte del Centro Empresarial tratará de litigar o asesorar a los médicos que han reclamado vacunas a través de distintas manifestaciones y marchas públicas, sin ser atendidos o siquiera escuchados.
Lo que se buscará es litigar algún tipo de amparo a favor de los médicos de empresas o personal de salud que no han sido vacunados y que quieren tener esa posibilidad de ser inoculados, pero que, por el calendario y la designación de grupos prioritarios, no fueron incluidos en el calendario federal de vacunación.
Ha sido lamentable que se haya dejado de lado al personal médico o, en general, los que son parte del personal de salud que no ha estado directamente en áreas COVID, sobre todo, luego de saber que muchos también se han contagiado e inclusive han fallecido, a pesar de no haber estado en primera línea. Aunado a que es un personal que se le requiere sano ahora más que nunca, “ha sido una ofensa y una discriminación que no se puede permitir”.
Anguiano Martínez habló sobre la campaña de vacunación que se implementa en estos días en la capital del estado, en la que se ha visto una menor afluencia de la esperada de personas que buscan inocularse, pues, si bien es voluntario acudir y pedirla, también es real que hay quienes todavía se resisten a recibir el biológico o quieren alguna marca de laboratorio en especial.
A estas personas, comentó, es conveniente advertir que cualquier vacuna anti-COVID es buena en estos momentos, pues es preferible tener algo de protección a no tener ninguna, de ahí la conveniencia de que haya una labor de convencimiento para que más gente acuda a vacunarse, pues viene una tercer ola con virus más fuertes en sus variantes provenientes de Sudáfrica, Londres y Brasil, y es mejor tener alguna defensa a seguir a expensas del contagio y síntomas severos.