El SAT va contra los médicos y podría incluso clausurar consultorios si no pagan impuestos, advirtió la presidenta del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, Miriam Fabiola Gutiérrez Muñoz.

Detalló que como parte de la propuesta de Miscelánea Fiscal que busca implementar el Servicio de Administración Tributaria a partir del año 2022, los médicos también serán fiscalizados de manera más cautelosa ya que busca que haya menos evasión de impuestos.

En tal sentido, dijo que el SAT está buscando la manera de endurecer las medidas de fiscalización y recordó que en el caso de los médicos ya en el pasado incluso ha habido revisiones, a grado de hasta pedir las bitácoras en los hospitales para ver qué intervenciones quirúrgicas tuvieron o hacerles revisiones en consulta para ver cuántas personas atienden en promedio, es decir, o sea sí habido muchos intentos por fiscalizar a este gremio.

Por lo anterior, consideró importante que tanto los médicos y cualquier profesionista estén al corriente en sus obligaciones fiscales y que estén asesorados por un contador que les permita atender lo que el SAT requiera, luego de que cada vez es más complicado el cumplimiento de obligaciones fiscales sin que haya un asesor que los respalde.

Explicó que este endurecimiento en las revisiones hacia los médicos, empresarios, empleados y demás profesionistas se deriva de lo que se denomina como discrepancia fiscal, donde el SAT ha detectado que lo declarado ante la autoridad no corresponde con el nivel económico de las personas, por lo que hoy en día el Fisco cuenta con muchas herramientas para detectar anomalías, a través del sistema financiero, lo que incluye el uso de tarjetas, inversiones, cuentas de ahorro, compras que tengan escritura pública como algún inmueble, automóviles y demás cuestiones de valor.

En tal sentido, dijo que la autoridad fiscal recibe información de comprobantes fiscales, de notarios públicos, así como de todo el tema de prevención de lavado de dinero a través de la Unidad de Inteligencia Financiera para identificar inconsistencias, por lo que el tema de la discrepancia fiscal es algo que no es nada más para el gremio de los médicos, sino para cualquier profesionista, empresarios e incluso empleados que debieran estar alertas de que su ritmo de vida económico corresponda con los ingresos que tienen.