Personal de salud del Instituto Mexicano del Seguro Social sigue buscando el amparo de la justicia para evitar poner en riesgo la salud de sus familiares en condiciones vulnerables y que están bajo su cuidado en casa, y ayer, el Juzgado Cuarto Federal ordenó al IMSS permita la ausencia en clínicas, de una doctora durante toda la pandemia por COVID-19 o hasta que el semáforo de contingencia pase a ser verde.
A principio de la pandemia se presentaron algunas situaciones legales de este tipo, logrando el amparo a favor de menores de edad, hijos de médicos del IMSS -que solicitaron el amparo a través de uno de sus padres-, y en esta ocasión, fue el juez cuarto de Distrito quien garantizó la protección a médicos de dicha institución de salud, de quienes dependen niños con discapacidad y personas vulnerables.
En la sentencia publicada este jueves, el juez federal ordenó que a los médicos amparados no se les exija su regreso a las unidades médicas, hasta que el semáforo de contingencia esté en verde, y de esta manera, garantizar que la vida de ellos no estará en peligro, esto a pesar de la negativa que sobre el tema había sostenido el IMSS.
La sentencia advierte al IMSS que se abstenga de realizar algún procedimiento administrativo o algún otro acto en contra de los doctores, ante la inasistencia a su centro de trabajo, además se le deberá pagar de manera íntegra su sueldo y prestaciones que deberán permanecer en resguardo domiciliario al cuidado de la vida de sus hijos y familiares vulnerables.
Cabe mencionar que en la sentencia se indica que la médico podría realizar actividades laborales de naturaleza administrativa relacionadas con su función, pero desde su domicilio, “en caso de que sea posible y la dependencia en donde labora así lo estime conveniente”.