Luis Muñoz Fernández

Esta semana volví a recordar la frase del médico alemán Rudolf Virchow (1821-1902), “La medicina es una ciencia social y la política no es más que medicina en una escala más amplia”, al leer en la revista médica inglesa The Lancet la nota necrológica dedicada esta primera semana de febrero de 2021 a Tabaré Vázquez, dos veces presidente de Uruguay (2005-2010 y 2015-2020) y médico especialista en el cáncer.

Tabaré Vázquez (1940-2020), nieto de gallegos de Ourense y Santiago de Compostela, cursó su educación básica y media en escuelas públicas y antes de ingresar a la Universidad de la República para estudiar medicina tuvo que trabajar para ayudar a la economía familiar, desempeñándose como ayudante de carpintero, empleado de almacén, vendedor de periódicos y vidriero. Se graduó como médico primero y posteriormente se especializó en oncología y radioterapia en el Instituto Gustave Roussy de París. Fue alumno del médico uruguayo Helmut Karsdorf, pionero de la lucha contra los efectos nocivos del tabaco, que pugnó repetidamente para que las autoridades gubernamentales tomasen cartas en el asunto.

Como muchos otros países, Uruguay tenía un grave problema con el tabaquismo y desde la presidencia de la república Tabaré Vázquez, que conocía de primera mano los tumores malignos ocasionados por el consumo del tabaco, promulgó leyes para prohibirlo en lugares cerrados y en los espacios laborales. Además, introdujo regulaciones estrictas que obligaron a poner advertencias e incluir imágenes alusivas en las cajetillas de cigarros.

Por lo anterior, en 2010 la poderosa empresa tabacalera estadounidense Philip Morris, que es la mayordel mundo, demandó a Uruguay por 25 millones de dólares. De haber ganado, habría llevado a ese país a la bancarrota. Sin embargo, un tribunal de arbitraje del Banco Mundial desechó la demanda en 2016. Tabaré Vázquez afirmó poco después que “no debemos permitir que los intereses comerciales se pongan por encima del derecho a la salud y a la vida”.

Uruguay se convirtió en un ejemplo regional y mundial de la lucha contra el tabaquismo. Entre 2009 y 2017 Tabaré Vázquez logró reducir el consumo de tabaco entre los uruguayos un 13%. Además, impulsó la cobertura universal en salud, con énfasis en la atención primaria y la prevención de las enfermedades crónico-degenerativas. Fue reconocido como “Héroe de la Salud Pública de las Américas” por la Organización Mundial y Panamericana de la Salud.

Con sus acciones dio vida a las palabras de Rudolf Virchow.

Comentarios a : cartujo81@gmail.com