Cuando nuestra familia nos aconsejaba en la infancia que no habláramos con extraños, nunca se especificó que eso también aplicaba en internet, y aún en esta etapa adulta, donde pareciera inofensivo compartir datos de contacto con cualquier empresa, cuando dicha acción tiene que ser consensuada, explicada y… ¡LEÍDA!

Lo prohibido no es recibir una dirección de correo o un número telefónico, sino, como persona física o moral, pedir datos sin un propósito, sin un previo aviso o usarlos con fines aparentemente buenos. Por ley, debes especificar tus límites y condiciones, y lo puedes hacer a través de un aviso de privacidad.

No importa que la mayoría de la gente no lo lea o si tu marca es muy famosa; mientras tú operes al pie de la letra, promueves una relación duradera y segura con tus clientes. En caso de alguna controversia, este documento justifica tus acciones, te evita multas ante PROFECO y el INAI, y contrarresta demandas por parte de las y los consumidores.

Parte de saber vender, porque este espacio se llama Columna Marketera, es saber cómo está constituida nuestra legislación, y para este tema en México entra la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares, válida independientemente del tamaño o giro de tu proyecto. Recuerda que la privacidad es un derecho fundamental y universal.

Piensa tú como consumidor/a la última vez que brindaste tus datos a través de una página web o en medios físicos, ya sea para pedir información sobre algo que te interesó porque tenías que sumarte a una plataforma… ¿Ya lo tienes? En teoría, no debería pasar nada malo, pero es delicado cuando gente ajena a tu vida sabe en dónde vives, cómo contactarte y si se enteran de algún dato sensible.

Mi intención no es infundirte miedo, sino crear conciencia sobre nuestros datos personales y cómo manejarlos si trabajas con bases de datos. Si en una reunión, me pasas tu número de teléfono, ese dato debo tenerlo yo y no otro individuo que no conoces y que ni siquiera estuvo presente cuando nos juntamos; lo mismo debe suceder cuando las marcas desean estar presentes en las vidas de su público objetivo.

En internet existen varias plantillas para generar un aviso de privacidad, pero mi recomendación siempre será que acudas a algún despacho legal o agencia de marketing para que sea a la medida y se apegue a la realidad. Y no olvides poner este documento a la vista del público, porque de nada sirve tenerlo “guardado” si no va a ser usado adecuadamente.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y X: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano