Jonathan Muñoz Martínez habló tendidamente sobre su experiencia olímpica pasando por temas desde la iniciación en el deporte, los objetivos de los mexicanos, las diferencias con otros países, hasta el futuro que tiene en su disciplina. Todo después de vivir su momento más importante dentro de su carrera al obtener el décimo lugar en los 67 kilos del levantamiento de pesas.
“El deporte de iniciación los papás son los pilares, un niño todavía no toma decisiones propias. Recomiendo a los papás dejar jugar a los niños y que los lleven al deporte, que los lleven a cursos de verano, después empiecen a probar deportes, que se den cuenta que viajas, hay becas o medallas y luego son escalones que vas subiendo. Hay que apoyarlos, sí se puede llegar lejos”, arrancó diciendo Muñoz sobre el comienzo de la vida deportiva.
Sobre la diferencia que hay con respecto a otros países, aceptó que hay condiciones diferentes entre cada país. “Hay que ser realistas, Estados Unidos o China tienen una cultura muy diferente, desde los cuatro años empiezan a hacer deporte, hasta están en burbujas deportivas. Tienen otro apoyo diferente. Antes también criticaba, pero realmente dar la clasificación es algo más difícil que competir ahí, tienes que estar entre los mejores”.
“Ese dicho que solo vamos a pasear son muchas personas que jamás hicieron deporte y no salen ni quince minutos a caminar. Todos los que estamos en el deporte sabemos los que se ocupa para llegar ahí, lo difícil que es, no tienen nada que criticar, todos aplauden la participación. En las medallas no vamos como se esperaba, pero ojalá en estos días nos recuperemos. También el mexicano debe ser más disciplinado para como delegación dar mejor resultado”, comentó Jona sobre la crítica que hay de ciertos aficionados al deportista mexicano que no logra una presea.
Jona también se dio tiempo de hablar de la polémica que se dio hace algunos días con la selección de softbol al tirar sus uniformes. “Eso de tirar un uniforme no es ético, nadie sabemos por qué se hizo, ya ellas dijeron por qué lo hicieron. La mayoría de los deportistas nos sentimos orgullosos de portar la playera, somos unos guerreros que van a competir. Creo que el uniforme es algo que se quiere desde mucho tiempo, el uniforme lo es todo y una representación de lo que pasaste por estar ahí. Tengo todos mis uniformes desde los 16 años. Yo traje bastantes recuerdos en las manos, sí existe el sobre equipaje, pero arriba de los 46 kilos”, confesó.
“Al principio no siento nervios, me siento tranquilo. Hice lo mejor antes de la competencia para llegar lo mejor a ese día, cuando llegué al área de calentamiento sí dices no es lo mismo que cuando lo ves por la tele. El estadio gigante sí te impacta, más que nada en el primer intento, ya después la competencia fue fluyendo mejor, me sentí novato, pero espero que me sirva para futuras competencias”, declaró sobre los nervios en su competencia y confesó que no se sintió conforme con su resultado, pero espera que le sirvan en futuras competencias.
Sobre los apoyos entre los deportistas mexicanos, aclaró cuáles son las diferencias. “En el deporte olímpico todos tenemos el mismo apoyo. En lo profesional sí es totalmente diferente. Un futbolista, un boxeador o un golfista no tienen necesidad de ir a unos Olímpicos, a ellos no les falta el dinero. En los que hacemos un deporte olímpico sí, el apoyo es igual”.
“Yo creo que nos falta ayuda psicológica. Estamos encerrados uno o dos meses por la pandemia. Simone Biles no se sentía bien en ese momento, ella comentó la gravedad de su deporte. Todos te criticaron cuando ella dijo lo de la mente, pero la gente no sabe de lo que cuesta psicológico. Djokovic también sufrió de esa presión al ser el número uno. Sí siento que hemos dejado a lado la cuestión psicológica que es algo vital. Entre más ayuda tengas, el camino se vuelve más fácil”, comentó sobre el tema del tema mental entre los atletas.
Para cerrar, el aguascalentense platicó su experiencia con otros deportistas y en la Villa Olímpica. “En el ámbito deportivo siempre estamos concentrados todos los mexicanos en el mismo lugar. A los que no conoces, en los Olímpicos los saludas porque todos somos del mismo país y te sientas a comer con ellos. El Olimpismo era dormir en una cama de cartón como todos y todos comer juntos. Se siente bien (conocer) a algunas figuras como Djokovic, pero al final es una persona que come igual que tú, es lo que me encantó de esto, el Olimpismo es eso, todos somos iguales”, concluyó.