Guillermo Leal 
Agencia Reforma

CDMX. -A pocos minutos de haber salido de la sala de cuidados especiales, a donde fue remitido nada más llegó al hospital después de haber sido operado en Las Ventas de la grave cornada que sufrió, el torero michoacano Isaac Fonseca dio a conocer sus sensaciones.
«Me dolió mucho, pero había que dar la cara. Ya había cortado una oreja a petición unánime del público al que estoy muy agradecido y aunque mi segundo ya me había avisado en un par de ocasiones por el lado derecho colándose en las primeras embestidas, tuvo que ponerme firme, sabiendo que me podía hacer daño, porque quería refrendar ese triunfo del primero», señaló, vía telefónica, con una voz más pausada a la que generalmente expresa el joven mexicano.
El cuerno del toro de Torrestrella, sexto de la tarde ayer en Madrid, se fue hacia arriba cuando estaba dentro de la espalda de Fonseca.
«Si, los médicos me dicen que fue un milagro que no se haya ido hacia adentro, pues, aunque rozó el pulmón y empujó las costillas que también le pegaron al pulmón no hizo más daños que pudieron ser muy graves.
«Yo me siento bien, muy adolorido, pero con la emoción de saber que el público y los profesionales valoraron la que, sin duda, ha sido mi mejor actuación en Las Ventas», acotó Isaac.
Según los médicos permanecerá hospitalizado un par de días y después saldrá a rehabilitarse lo más pronto posible.
«Tengo una corrida el 15 de junio y mi intención, si el cuerpo lo permite, es reaparecer ese día aquí en España en Sahagún (localidad de Castilla y León) y después el 30 en Cutervo, Perú».