Me cambió la vida: Manuel Escribano

Guillermo Leal
Agencia Reforma

CDMX.- Hace cinco años en la Real Maestranza al diestro español Manuel Escribano le cambió la vida.
El 13 de abril del 2016 realizó una excepcional faena que originó el indulto de “Cobradiezmos”, número 36 y con casi 600 kilogramos, un bravo animal de Victorino Martín que es apenas el segundo toro al que se le perdona la vida en el emblemático escenario que data del siglo 18, lo que supone un dato de suma relevancia.
“Es una tarde para la historia que no olvido yo, ni los aficionados, los que ahí estuvieron y los que no, tampoco.
“Me cambió la vida. Una faena que le dio un giro completo a mi carrera. A partir de ella te pones en boca de todo el mundo, interesas a todos, aunque tuve la mala suerte de que a poco menos de un mes, sufrí una grave cornada en Alicante que cortó de seco toda esa proyección”, reconoció Escribano, quien actuará el domingo próximo en su primera corrida de este año en Calatrava, Ciudad Real.
Otro de sus objetivos es volver a México en donde causó agradables sensaciones en su debut cortando, incluso, una oreja.
“Soy un torero que encaja perfectamente allí y no he podido volver, pero estoy deseando disfrutar otra vez de todo lo que hay en México”, advirtió.