Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que si de algo se arrepiente es de no haber autorizado la compra de dos refinerías más.

Durante la mañanera, López Obrador afirmó que pudo haber tomado esa decisión cuando se empezó con el discurso de que ya no iban a utilizarse las gasolinas porque todo iba a ser eléctrico.

«Todavía va a llevar tiempo a que se deje de utilizar el petróleo, estos recursos fósiles. Cuando empezaron con ese discurso de que ya no iban a utilizarse las gasolinas porque todo iba a ser eléctrico, si hay algo de lo que me arrepiento es de no haber autorizado la compra de dos refinerías más», declaró AMLO.

«Porque hasta los petroleros, es increíble, se lo creyeron, que ya no se iban a utilizar gasolinas, porque todo iba a ser eléctrico, eso fue hace como 3 años».

«Así como hablan de que ya vamos a llegar a otro planeta y que el avance tecnológico va a crear robots y ya no se va a necesitar la fuerza de trabajo, todo va a estar automatizado, pues sí, quisiéramos eso, pero son procesos que requieren tiempo».

-¿Qué refinerías tenía en la mira?, se le preguntó.

«Es que había como 10 en venta en Houston, a precios muy bajos», respondió.

«Yo no creía que iba a ser de la noche a la mañana que se iba a dejar de usar la gasolina», justificó.

«Se iba a tomar una decisión y no iba a ser fácil que nos dieran el permiso en Estados Unidos para adquirir tres. Dijimos, una. Lo manejamos con discreción, de todas formas para que un gobierno o empresa extranjera compre en Estados Unidos se requiere de la autorización de tres instituciones: el Tesoro, el Departamento de Estado y la Sener de Estados Unidos», agregó.

El Mandatario federal planteó tres opciones a quien lo suceda en la Presidencia. Una de ellas es modernizar las plantas que ya se tienen, otra es hacer una refinería más y la tercera es comprar otra.

«Hacia el futuro, me preguntas qué hacer, hay como dos opciones o tres», explicó.

«Primero, seguir con el plan de modernización de las plantas que ya se tienen, ¿cuál es la importancia de este plan? Que se tienen las instalaciones, ya están los ductos, ya es cambiar plantas, se tienen los terrenos, los estudios de impacto ambiental. Esa es una y terminar las plantas coquizadoras».

«Nosotros vamos a dejar terminada la de Tula y terminada en obra civil la de Salina Cruz, pero va a llevar 6 meses, 8 meses que empiece a operar, eso ya le va a tocar al próximo Gobierno».

«La otra opción es hacer una nueva refinería. Mi propuesta eran tres, al final estoy haciendo cuatro, porque es Dos Bocas, Deer Park y las dos coquizadoras que son como dos refinerías».

«Pero esa es la otra opción, hacer una más».

«Ya con esto se resuelve el problema, ya no se compra combustible en definitiva, hacia adelante»

«La tercera opción es comprar otra, nada más que ya no están al mismo precio en Houston. ¿Quién lo va a resolver? A quien le entregue la estafeta», indicó.