Rolando Herrera 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el partido Movimiento Ciudadano no tiene la culpa del accidente ocurrido ayer durante un mitin del candidato Jorge Álvarez Máynez en San Pedro Garza, Nuevo León, que dejó un saldo de nueve muertos y varios heridos.

Esta mañana, en conferencia en Palacio Nacional, el Mandatario federal ofreció a MC su solidaridad y pidió que antes de priorizar las investigaciones debe atenderse a los lesionados.

«Empezamos esta conferencia con una noticia muy triste. Es conocido este accidente en Nuevo León, San Pedro, que perdieron la vida hasta ahora nueve personas -la mayoría mujeres, un niño- y hay varios heridos que han sido hospitalizados.

«Enviamos nuestro pésame a los familiares de quienes perdieron la vida, lo sentimos mucho. Expresamos nuestra solidaridad con Movimiento Ciudadano, con sus dirigentes, sabemos que ellos no tienen culpa, ellos hacen sus actos como todos. De todos modos, la autoridad tiene que investigar, pero más que estar hablando de eso hay que atender a los heridos», comentó.

Ayer, la estructura metálica puesta sobre el templete del mitin de Movimiento Ciudadano en San Pedro Garza, Nuevo León, se vino abajo y cayó sobre centenares de asistentes tras un ventarrón inusual en esta ciudad. Al menos nueve personas murieron, uno de ellos menor, y 80 más resultaron heridas.

El accidente ocurrió mientras el candidato presidencial del partido naranja, Jorge Álvarez Máynez, cerraba un mitin de campaña en compañía de la candidata a Alcaldesa de San Pedro, Lorena Canavati y de la aspirante al Senado, Martha Herrera.

Apenas tomó el micrófono Herrera, candidata al Senado, cuando inició una llovizna y segundos después un ventarrón que derrumbó el escenario sobre los asistentes que estaban en el Campo de Beisbol El Obispo, en San Pedro.

Al momento de que comenzó a sacudirse por el viento la estructura localizada sobre el escenario, los candidatos alcanzaron a salir corriendo, mientras las piezas metálicas que sostenían las luces, pantalla y el techo se precipitaron hacia el entarimado donde había decenas de personas.

Hombres y mujeres gritaban desesperados el nombre de sus familiares, otros se organizaban para tratar de levantar la estructura y rescatar a los heridos.