En la temporada 2017 el Barcelona remontó una goleada recibida en la ida de Champions para golear en la vuelta 6-2 al PSG en una de las historias más emotivas en la historia de la competencia. Tal parece que los parisinos no lo olvidaron y este martes salieron a comerse al conjunto culé que exhibió todos sus problemas defensivos ante un Kylian Mbappé monstruoso que a sus 22 años alza la mano ya para ser considerado el mejor futbolista del mundo.
Al inicio fue un partido parejo. Incluso el Barcelona generó las primeras de peligro con Griezmann a pase de Pedri, Keylor evitó el gol con un buen cruce. Icardi contestó casi de inmediato con un remate que Pedri salvó luego de que el balón superará a Ter Stegen. Las cosas tomaron rumbo blaugrana al 26′ con Kurzawa derribando a Frankie de Jong en el área de forma involuntaria, fue turno para Lionel Messi que con disparó cruzado arriba convirtió el penal en el primer gol para el Barcelona. El golpe fue duro para los franceses que por poco reciben el segundo dos minutos después, pero Dembélé perdonó con una pelota que le quedó tras jugada de Messi.
El empate se produjo con una jugada preciosa. Al 32′ Kurzawa mandó buen centro desde la izquierda, Verrati impactó de tres dedos para Mbappé que con velocidad y potencia dejó parados a tres defensores rivales dentro del área definiendo fuerte de zurda anotando su primer gol en el Camp Nou en lo que fue el comienzo de su gran noche. Antes del entretiempo en una contra Griezmann se quedó a centímetros de marcar con un disparo raso que besó el poste.
La segunda mitad se pintó totalmente del lado del PSG que aprovechó la displicencia de varios jugadores del Barcelona. Al 65′ Florenzi hizo un gran desmarque por derecha recibiendo el balón hasta llegar a línea de fondo para meter tiro centro que Piqué sacó de milagro, la pelota quedó a la deriva a la llegada de Mbappé que solo mandó un pase a la red dándole la vuelta al partido. El Barca siguió con su parsimonia y cinco minutos después llegó el castigo desde el balón parado cuando Verrati metió excelente centro a segundo palo ante la llegada de Moise Kean que puso el tercero de cabeza. El último clavo ocurrió a cinco del final en un balón que el PSG recuperó en su área tras un balón dividido que Messi no peleó con fuerza, Julian Draxler condujo hasta el área culé para servir a Mbappé que acomodó el cuerpo para de parte interna guardarla en el ángulo en una pintura futbolística que quedará guardada por un buen tiempo.
El golpe fue letal. El PSG se llevó un 1-4 de visitante en el Camp Nou que le da casi el pase a los cuartos de final. El Barca por su parte parece derrumbarse cada vez que tiene una prueba importante en frente, ahora con una nueva humillación en Champions que podría significar también el final de Messi con el Barca en esta competencia recordando que su futuro es incierto.