Asistir a clases es un derecho constitucional que tienen niños y jóvenes y hacerlo es algo tan normal como vestirse y consumir los alimentos, por lo que sin excepción alguna todos deben presentarse al grado correspondiente.

Al cumplir con esta labor se supone que tienen la protección necesaria para desarrollar sus capacidades, siempre bajo la guía de los padres de familia y sus profesores, sin embargo se requiere estar más alertas para detectar algún indicio que muestre que algo no anda bien en el comportamiento del estudiante o en torno suyo.

Hay hechos que llaman la atención en el medio educativo, uno es la provocación que generan algunos alumnos para que otros se den de golpes y tomar imágenes con sus celulares que luego suben a las redes sociales, en que muestran no sólo hombres sino jovencitas que pelean con una fiereza que debe alarmar a papás y maestros, ya que no miden las consecuencias de sus actos.

Hasta la fecha sólo hay amagos de castigos a los participantes directos e indirectos, pero que no pasan de una reprendida y el compromiso de no volver a hacerlo, cuando lo forzoso es llegar al fondo del problema para determinar el porqué de la conducta agresiva y qué se puede hacer para que cambie su actitud.

En segundo término está la declaración del director general del Instituto de Educación, Raúl Silva Perezchica, al referirse que en el actual ciclo lectivo 2016-2017, “cuando menos treinta y cinco niños y adolescentes han sido reportados por comportamientos inadecuados”, esto es, que asumen actitudes suicidas y que obliga a enviarlos a los servicios profesionales de salud mental.

Aunque siempre se ha señalado que es difícil adelantarse a las personas que atentan contra su vida, el hecho de que 35 menores tengan esas ideas es porque tal vez vivan en un ambiente difícil y consideran que no tienen otra salida que inmolarse, cuando debe de ser todo lo contrario: saber enfrentar entornos espinosos y buscar la manera de salir lo mejor librado; no guardar silencio ante lo que ocurre sino platicarlo con las personas de mayor confianza que puedan encaminar y ayudar a resolver los problemas, y si se considera que no hay alguien que apoye hablar a los teléfonos de emergencia, en donde siempre hay alguien que escucha y contribuya a reorientar las emociones.

Entre ambos casos puede haber un hilo, ya que quienes aceptan participar en un pleito entre compañeros es porque buscan dar salida a sus arrebatos y no les importa el espectáculo que dan, pero podría traducirse más tarde en llevar esa ofuscación hacia su propia persona.

Por otra parte habrá quien tenga un carácter pasivo, que se encierra en su mundo para evadir la realidad, por lo que de la misma forma que llama la atención el que actúa agresivamente, debe serlo del indiferente, el que no participa en los juegos propios de su edad, por lo que se necesita que papás y profesores lo integren a los equipos de trabajo en donde interactúe.

Aunque el IEA identifica el estrés como una de las causas para que se registre este tipo de complicaciones, lo importante no es saber de dónde viene sino qué se está haciendo, porque si en años anteriores hubo 12 o 13 casos con ideas suicidas y hoy son 35, obliga a tomar medidas más rápidas para eliminar esta cuestión.

Un tercer elemento es la atención que la Universidad Autónoma de Aguascalientes brinda a tres alumnas que presentaron una denuncia contra un profesor, lo que al hacerlo de manera oportuna brinda la certeza de que cualquier queja que se reciba será investigada y se procederá de acuerdo a la legislación correspondiente.

Con lo anterior la comunidad estudiantil, padres de familia, personal académico y la sociedad en general se percatan que hay pleno respeto a las normas y si alguien no lo entiende así tiene que atenerse a las consecuencias, actitud que debe ser imitada por todas las instituciones de educación del estado, con lo que se velará por la integridad de los que reciben o imparten clases.

NO SE EQUIVOQUEN

En las tareas de impartición de justicia no hay “teléfono directo”, privanzas ni recaditos, todo se hace como lo dispone la ley, privilegio inalienable que tienen los habitantes en general y del que no se apartará un ápice el Supremo Tribunal de Justicia.

Así de clara fue la respuesta del magistrado presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Manuel Ponce Sánchez, al establecer que nadie se confunda: “Aquí no hay líneas ni consignas”, porque ante todo se respeta la garantía individual que manda la ley.

En los expedientes judiciales no caben las componendas políticas, los colores  ni credos, dijo, ya que existe un pleno respeto a la división de Poderes, por lo tanto la justicia se aplica por igual, sin distingo de ningún tipo y el ciudadano sabe que con la ley en mano se otorga a cada quien lo que le corresponde.

Mencionó que desde su toma de posesión como titular del Poder Judicial, expresó públicamente a jueces, secretarios de acuerdos y magistrados, que la única línea a seguir se llama Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por consiguiente, todos deben sujetarse a lo que dispone la Carta Magna, al respeto a los derechos humanos y a las actuaciones que obren en el expediente al que den trámite.

Ponce Sánchez afirmó que lo que hacen es muy simple: “Se trata de impartir justicia dentro del marco de la ley y a eso estamos sujetos” y tan es así que los procesos que llevan a cabo se cumplen estrictamente, por lo que poco más del 1% de las sentencias son impugnadas vía de amparo, además los juzgados federales ratifican más del 85% de los fallos, en una muestra incuestionable de la certeza de los juicios en primera instancia.

Bajo este marco, en el Poder Judicial no hay consigna hacia ninguno de sus integrantes y cada quien actúa de acuerdo al dictado de la legislación, por lo que Aguascalientes puede preciarse por tener juzgadores que su único fin es cumplir y hacer que se cumpla la ley, en igualdad de condiciones para todos los habitantes.

En otras palabras, la presunción de inocencia no es sinónimo de impunidad, sino el derecho que le asiste al ciudadano de demostrar que no es culpable del delito que se le imputa y que el juez se encargará de dirimir la verdad.

Con estas declaraciones el STJE sale al paso de aquellos que sin aportar elementos de prueba ponen en entredicho una sentencia y se adelanta a lo que pudiera venir el año próximo en que habrá elecciones federales y locales, que por lo general traen una carga política y partidista que busca envolver a los órganos de justicia.

EL ALBAÑIL

En la ciudad de Guadalajara tendrá lugar mañana, en el Colegio de Jalisco, una charla que impartirá el arquitecto Felipe Leal y el tema central será Los Albañiles. Como adelanto calificó a los albañiles como “los héroes silenciosos de la arquitectura, los que hacen realidad los trazos de papel, son los magos de la construcción, pero en lugar de darle el lugar que se merecen, hay una larga lista de estigmas con las que deben cargar. Sin duda es un oficio artístico, que crea e inventa soluciones, porque saben interpretar números, manejan muy bien la aritmética, conocen las alturas, pueden leer planos, establecen escalas sin haber pasado por la escuela; tenemos que volver a hacer estas escuelas técnicas y de oficios para capacitar mejor a estos extraordinarios trabajadores en el país”. Lo dice quien ha sido director de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y miembro del Sistema Nacional de Creadores (El Mural, 27/V/2017).