Más allá de la foto y de los buenos propósitos se requiere que se active más la administración pública y el sector privado para que no sólo se preserve el empleo sino generar nuevas plazas, como única forma de evitar que quienes carecen de una fuente de ingresos se vayan por caminos sesgados o peor aún, sean tentados por bandas criminales.

La pandemia ha dejado cesantes a miles de trabajadores, que van de un lado a otro en la búsqueda de colocarse pero las oportunidades son mínimas, por lo que cada día es de angustia ante la imposibilidad de llevar los alimentos a casa.

El apoyo económicos que brindó el gobierno del estado a diversos sectores laborales difícilmente podría sostenerse en las mismas condiciones, ya que no hay bolsa que alcance para atender tanta necesidad, por lo que en estos momentos sigue el drama de los grupos que piden se les atienda sin que se sepa de dónde puede obtenerse más dinero.

Por su parte el Ayuntamiento de la capital está más enfocado en promover la imagen personal, en la siembra de arbolitos, limpiar arroyos, barrer las calles y otras minucias, que enfocarse en lo verdaderamente urgente como es contribuir para que las familias resuelvan la falta de recursos que les permita solventar los gastos del hogar.

A ciencia cierta nadie espera una dádiva ni algo parecido, sino que le den oportunidad de trabajo, de ganarse el sustento con su propio esfuerzo y en esto tienen mucho que hacer el gobierno estatal y los municipales, mediante un trabajo intenso de convencimiento con los hombres y mujeres de negocios para que, dentro de sus posibilidades, se comprometan a crear varios puestos de trabajo y así se logre hacer frente a una urgencia económica primaria.

El asesor financiero Gerardo Sánchez Herrera pone el dedo en la llaga, al citar que el desempleo que ha provocado el COVID-19 perjudica mayormente a los jóvenes, principalmente a los que están entre los 15 y 19 años, tras de que en junio se perdieron a nivel nacional 39,000 empleos asegurados ante el IMSS y de ellos el 2% correspondió a ese segmento, en tanto los que están en el rango de 20 a 24 años y de 25 a 29 años, la pérdida fue de 0.5%.

En estas condiciones, el especialista subrayó que los jóvenes son los más propensos a quedar desempleados y que van a batallar más en volverse a colocar, debido a que las empresas no están contratando, además de que piden experiencia y así no gastar en recursos ni en capacitación.

En relación con Aguascalientes, Sánchez Herrera dijo que se calcula que entre 400 y 420 jóvenes, en el rango de 15 a 19 años, quedaron cesantes durante junio, principalmente en el sector de la construcción, del turismo y restaurantes, en este último tenían el puesto de meseros, lavaplatos, ayudantes de cocina, además el sector comercio también los dejó fuera al cerrar definitivamente.

Consideró que “es muy fácil liquidar a un joven que no tiene tanta antigüedad, que a un empleado que tiene 10, 20 o 30 años laborando, entonces a los jóvenes es a los que están desplazando”.

El camino que pueden seguir para allegarse algún dinero es trabajar en la informalidad, o más lamentable sería que fueran atrapados por las grupos criminales, por lo que el asesor financiero sugiere que busquen una beca de capacitación, que aprendan un oficio o estudien un idioma con lo que puedan reintegrarse al mundo laboral. Innegablemente que no es algo fácil pero es una posibilidad que pueden seguir.

YA TIENE CALLO

La enseñanza en línea ha obligado a instituciones, cuerpo docente y alumnos a entrar a un campo impensado, como única vía de avanzar en el año lectivo mientras se llega el día en que regresen a las actividades presenciales, pero para el Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA) no le es ajeno este modelo ya que desde hace varios años tiene dentro de su plan de estudios el entorno digital.

Fue el primero de su nivel en impartir licenciaturas a residentes de varias comunidades del municipio de El Llano y también a internos de los Ceresos, con lo que dio un paso muy importante para lograr que personas que por diferentes circunstancias no podían acudir a las aulas lo hicieran vía internet.

Por lo anterior no sorprende que actualmente imparta 14 programas con el uso de las tecnologías, para ello utiliza la plataforma en Moodie y por Microsoft Teams, con lo que se mantiene labores virtuales de 8,700 alumnos.

El director del ITA, Jesús Mario Flores Verduzco, dijo que a partir del 24 de agosto se iniciaron las clases en 9 carreras de licenciatura, 4 maestrías y 1 doctorado, todas ellas bajo la modalidad en línea, para ello se hizo la planeación del semestre, tanto la instrumentación didáctica como la gestión de cursos, asimismo el cuerpo académico realizó jornadas de capacitación para el uso de las dos plataformas, que son las herramientas para la impartición y el seguimiento de los cursos.

Aunque ha sido un tanto complicado trabajar bajo esta modalidad, donde los alumnos tienen que habilitar las condiciones para atender sus cursos, en lo que respecta al ITA tienen la ventaja que ya ofrecen la modalidad a distancia en 3 carreras mediante una plataforma muy consolidada, con capacidad para gran número de usuarios y de cursos simultáneos.

“Entonces en esa parte, algunos profesores ya tenían de alguna manera la experiencia en esa modalidad, por lo que eso nos facilitó las cosas porque la División de Estudios a Distancia tiene capacidades de apoyo a los profesores y se han dado varias capacitaciones y actualizaciones en cuanto al uso de las plataformas”, apuntó el director Jesús Mario Flores.

Ante el problema del coronavirus no hay clases presenciales ni prácticas de laboratorio, lo que seguirá así hasta que el Instituto de Salud del Estado (ISSEA) y el Instituto de Educación (IEA) lo autoricen, y una vez que se tenga el consentimiento se haría en números reducidos de alumnos, guardando los protocolos de salud.

Lo que se vive nadie lo esperaba, pero hacerle frente y bien genera confianza y ésta se logra gracias a la experiencia que se tenía, al ser la educación a distancia parte de la rutina del Instituto Tecnológico, donde la mayoría de los profesores tienen una práctica que les ayuda a salir adelante y convertirse en valiosos asesores de los estudiantes.

PESCOZÓN

Por ser algo singular llamó la atención la exigencia del dirigente de los abarroteros Antonio Hernández Esparza, para que se apliquen castigos a sus representados que no cumplan con las normas sanitarias ni las exijan a los clientes. Es algo que sale del cartabón, ya que por regla general el representante de un grupo es un protector a ultranza de sus compañeros, a los que defiende aún cuando hayan cometido una falta, siempre tratando de encontrar una justificación y con ello que reduzca o elimine la sanción. Caso contrario, el presidente de la Asociación de Abarroteros y Pequeños Comerciantes de Aguascalientes exige que se cumpla la ley, que sancionen el no uso del cubrebocas, principalmente en las tiendas de abarrotes, como única forma de que disminuyan los contagios. Lamentó que pese al Decreto que hace obligatoria la mascarilla, esto parezca ser letra muerta al no haber castigos, por lo que la población no le da importancia al crecimiento de la pandemia. Dijo que mientras en otros países hay multas. “aquí sólo se avientan la pelota nada más entre los tres niveles de gobierno y a ninguno lo vemos en ninguna acción, haciendo la aplicación de la ley”. Aseguró que en el caso de las tiendas de abarrote los dueños no cumplen con la citada legislación “simple y sencillamente porque hasta el momento ningún establecimiento de este giro ha sido multado y los abarroteros se meten en un problema, porque mucha gente no lo quiere respetar. Entran sin cubrebocas y si le dice el abarrotero algo, se enojan y se salen, pero precisamente porque la ley no hace nada”. Por lo anterior demandó que la autoridad sea más enérgica con los abarroteros que no porten el cubrebocas y a su vez ellos lo exijan a los clientes. “Mientras no se multen a los abarroteros o no los arresten y se pongan más estrictos va a seguir el desorden”, reiteró el líder de los abarroteros.