Mircea Mazilu

Estimados lectores, el mes de mayo representa la caída de Porfirio Díaz del poder de México, el cual había ocupado por más de 30 años. El 21 de mayo de 1911 se llevó a cabo la firma de los Tratados de Ciudad Juárez, en los cuales don Porfirio reconocía su renuncia al poder; el día 25 del mismo mes, la Cámara de Diputados ratificó su dimisión y el día 31 se produjo la salida del dictador desde Veracruz hacia Francia, a bordo del buque Ypiranga.
José de la Cruz Porfirio Díaz Mori nació el 15 de septiembre de 1830, en la ciudad de Oaxaca, donde posteriormente se graduaría en derecho. No obstante, eligió el camino de las armas, participando en conflictos como la Revolución de Ayutla, la guerra de Reforma, la intervención francesa y la deposición de Maximiliano de Habsburgo del trono mexicano.
Después de la proclamación en 1876 del Plan de Tuxtepec, Porfirio Díaz se convirtió en presidente de la República, puesto que ocuparía hasta el estallido de la Revolución Mexicana, a excepción del período 1880-1884, cuando el poder le correspondió a Manuel González.
Como consecuencia de su larga permanencia al mando del país y de las injusticias sociales que caracterizaron a su gobierno, el 20 de noviembre de 1910 estalló la Revolución de la mano del que posteriormente se convertiría en presidente de México: Francisco I. Madero. Fue precisamente este último quien, después de la victoria revolucionaria sobre los federales en la batalla de Ciudad Juárez (mayo de 1911), obligó a don Porifirio a firmar su propia renuncia al poder. Este acontecimiento se llevó a cabo el 25 de mayo de 1911 en el Edificio de la Aduana Fronteriza de la misma ciudad norteña, fungiendo como representate del hasta entonces gobernante el futuro presidente interino de México: Francisco S. Carvajal.
El 25 de mayo la Cámara de Diputados aceptaba la renuncia de Porfirio Díaz a la presidencia del país y 6 días más tarde, éste zarpaba en dirección a Francia, desde donde no regresaría nunca jamás. Un 2 de julio de 1915, cuatro años después de su partida, fallecía en París a la edad de 84 años.
Tras su dimisión, Francisco León de la Barra, convertido en presidente interino, organizó nuevas elecciones federales, las cuales fueron ganadas por Francisco I. Madero, quien sería presidente hasta febrero de 1913.

Mircea.mazilu@hotmail.com

¡Participa con tu opinión!