Oscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Cada 78 días, en promedio ha sido ejecutado, un alcalde en el actual sexenio.
En los dos años de gobierno de Andrés Manuel López Obrador van nueve alcaldes ejecutados. El último caso es del de Florisel Ríos Delfín, de Jamapa, Veracruz, novena Alcaldesa asesinada.
Los homicidios en el actual sexenio se han realizado contra líderes políticos de Morena, PRD y PRI en Oaxaca, Veracruz, Chihuahua, Estado de México, Michoacán y Coahuila.
Especialistas opinan que el crimen organizado apunta a alcaldes para controlar territorios y a la vez, en la actual administración se ha desprotegido a los gobiernos locales al quitarles recursos específicos de seguridad.
Para María Elena Morera, directora de la organización Causa en Común, estos crímenes son un reflejo de la vulnerabilidad social, económica y política de los Alcaldes en el País.
“El caso de la Alcaldesa de Jamapa pinta de forma terrorífica algo que sucede en muchos municipios, donde si estás peleado con el Gobierno estatal, son capaces de cancelarles todos los recursos, de pasar lo que pasó con esta mujer”, dijo a REFORMA.
“Quitaron el Fortaseg a municipios, esos 4 mil millones federales no los van a usar en ellos, los hace ahora más vulnerables”.
El 30 de septiembre fue plagiado, torturado y asesinado con un balazo el perredista Carlos Ignacio Beltrán Bencomo, Alcalde de Temósachi, Chihuahua.
Nueve meses antes, el 23 de diciembre de 2019, el Alcalde Arturo García (Morena) fue asesinado frente a familiares en San Felipe de Jalapa de Díaz, Oaxaca.
A los casos se le suman los crímenes contra Francisco Tenorio (Morena), de Valle de Chalco, Estado de México; Carmela Parral Santos (PRD), de San José de Estancia Grande, Oaxaca, y Maricela Vallejo (Morena), de Mixtla de Altamirano, Veracruz.
Asimismo, de David Otlica Avilés (PRD), de Nahuatzen, Michoacán; Alejandro Aparicio (Morena), de Tlaxiaco, Oaxaca, y Olga Gabriela Kobel Lara (PRI), de Juárez, Coahuila.
En contraste, durante el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) mataron a 29 Alcaldes, uno cada 75 días, de acuerdo a datos de la Asociación Nacional de Alcaldes (Anac).
En ese sexenio, los principales asesinatos ocurrieron en Durango, con cinco casos, y en Michoacán, con cuatro.
Cuando gobernó Enrique Peña Nieto (2012-2018) se registró el asesinato de 30 Presidentes Municipales, en promedio uno cada 73 días.
En ese sexenio, los estados más afectados fueron Puebla, con seis casos, y Michoacán y Oaxaca, con cinco cada uno.