Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Lorenzo Gabriel Pico Escobar, delegado del Instituto Nacional de Migración (INM) en la zona de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, y dos agentes ministeriales del estado fueron asesinados por un grupo armado mientras circulaban en sus vehículos por la carretera Janos-Ascensión.
Autoridades estatales confirmaron que en el lugar fallecieron además dos civiles, hasta ahora no identificados.
El INM dio a conocer en un comunicado que los funcionarios fueron ejecutados la tarde del viernes por sicarios del crimen organizado mientras efectuaban una comisión oficial en la zona, aunque no dio delles de la misma.
«El instituto se solidariza con la familia del representante local noroeste e informa que mantiene comunicación y colaboración con las autoridades de investigación y procuración de justicia del ámbito federal y local para el esclarecimiento de lo sucedido, así como el deslinde de las responsabilidades a que haya lugar», apuntó el INM.
La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que el primer comandante de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) en la zona noroeste, Alejandro Domínguez Cabriales, y un oficial identificado como Gil Manuel M. S, murieron en el ataque.
De acuerdo con los reportes, los hechos ocurrieron alrededor de las 18:00 horas del viernes en la vía Janos-Ascensión, a la altura del Rancho «San José», donde sujetos armados los interceptaron y dispararon en su contra.
Se informó que los ministeriales viajaban en un vehículo oficial y el agente migratorio en una camioneta blanca.
«El comandante y su escolta repelieron la agresión, disparando en contra de los atacantes. Se reportan tres civiles sin vida en el lugar», informó la FGE en un comunicado.
En el lugar falleció el oficial Gil Manuel M. S, calcinado dentro de un vehículo, mientras que el primer comandante, Domínguez Cabriales, murió cuando era trasladado para recibir atención médica.
La Agencia Estatal de Investigación, la Secretaría de Seguridad Pública del estado, la Guardia Nacional y Ejército desplegaron a 190 elementos con la finalidad de buscar a los agresores.
La Gobernadora de Chihuahua, Maru Campos Galván, lamentó los hechos y aseguró que en el estado no se tolerarán los actos de violencia.
«En Chihuahua, nadie está por encima de la ley y el Estado de derecho; todos los días trabajamos para el fortalecimiento de nuestras instituciones y la seguridad de los chihuahuenses, este acto no quedará impune y seremos incansables en la búsqueda de los responsables», agregó.

¡Participa con tu opinión!