Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Policías estatales que trasladaban a varias personas detenidas con equipo táctico repelieron un ataque perpetrado por civiles armados en el municipio de Chignahuapan, en la zona norte de Puebla, con saldo de cuatro agentes muertos y dos más heridos, así como tres sicarios abatidos.
La balacera se registró durante la madrugada, cerca de las 4:00 horas, cuando oficiales a bordo de dos camionetas fueron interceptados en la comunidad de San Francisco Terrerillos, a unos 18 kilómetros de la cabecera municipal, por sujetos armados que viajaban en varios vehículos.
«Policías estatales detuvieron a personas en posesión de equipo táctico; durante su traslado, fueron interceptados por un grupo de sujetos armados que los agredieron, provocando una confrontación», explicó la Secretaría de Seguridad Pública estatal en un reporte oficial.
«Derivado del incidente, en el lugar fueron aseguradas dos camionetas y se tiene el reporte de que aproximadamente tres probables delincuentes perdieron la vida; sin embargo, sus cuerpos fueron retirados por el grupo armado al momento de su huida».
Horas después del enfrentamiento armado en Chignahuapan, catalogado como Pueblo Mágico, las autoridades identificaron a los oficiales asesinados como Daniel Trinidad, Crescencio y Javier, todos con categoría Policía A, así como Francisco, que tenía categoría de Oficial B.
En declaraciones a medios locales, el titular de Gobernación estatal, Javier Aquino Limón, confirmó el fallecimiento de los agentes policiales y señaló que en la zona operan grupos criminales, aunque no los identificó.
«Lamentamos lo sucedido con policías estatales, cubrían una diligencia y fueron emboscados. Hay una investigación importante, desde la madrugada (de ayer) hubo presencia de la Marina para poder atender esto con responsabilidad. Son grupos (criminales) que hay en la región, no tengo más datos», expuso.
El Gobernador morenista de Puebla, Salomón Céspedes, aseguró que se estableció contacto con los familiares de los uniformados asesinados para darles el apoyo del estado.
«Hemos dispuesto todos los recursos necesarios para brindar apoyo y acompañamiento a las familias de nuestros policías caídos en el cumplimiento de su deber. Descansen en paz», expuso en redes sociales.
El Ayuntamiento de Chignahuapan aseguró en un comunicado que esta situación de violencia se suma a otros hechos similares que han afectado a pobladores durante los últimos días.
«Hacemos un llamado urgente al Gobierno del estado y a las autoridades federales para que refuercen las medidas de seguridad en la zona y redoblen los esfuerzos de vigilancia e investigación», urgió la autoridad municipal.