Óscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Al menos 19 policías municipales han sido asesinados a balazos en lo que va de octubre en hechos de violencia registrados en Michoacán, San Luis Potosí, Zacatecas, Guanajuato, Estado de México, Quintana Roo, Nuevo León y Aguascalientes.
Sólo durante el fin de semana, siete de los homicidios se concentraron contra elementos de seguridad en Guanajuato, Zacatecas y Quintana Roo.
En Guanajuato, la madrugada del domingo un grupo de tres personas, entre ellas un elemento municipal, fue ultimado en el municipio de San Luis de la Paz.
El pasado sábado, el agente Jesús Abad, de 28 años de edad, fue asesinado afuera de su domicilio en Irapuato.
Horas antes en Zacatecas, los agentes Bulmaro González, Juan Antonio Flores, Gabriel Torres y Raúl Valdez, todos de la Policía Metropolitana, fueron acribillados por un grupo armado en las inmediaciones de la Feria Nacional, a unos metros del C5 ubicado en la capital estatal.
En el caso de Quintana Roo, el policía turístico Roberto Carlos Jiménez, de 25 años, fue víctima de homicidio doloso en el corazón turístico de Playa del Carmen, lo que fue calificado por el titular de Seguridad Municipal, Raúl Tassinari, como un asesinato perpetrado por la delincuencia.
El 6 de octubre pasado, los cuerpos de dos policías municipales, reportados como desaparecidos cuatro días antes en Cedral, fueron hallados con huellas de tortura en Salinas, municipio limítrofe de San Luis Potosí con Zacatecas.
Ese mismo día, en Coacalco, Estado de México, un policía municipal fue asesinado en su camioneta particular, frente a su familia.
El 5 de octubre, las víctimas fueron tres elementos de la Policía Municipal de Tlalpujahua, Michoacán, quienes recibieron el ataque con armas de grueso calibre de sujetos a bordo de por lo menos tres camionetas.
De acuerdo a reportes locales, los elementos Cecilia, Mario y Adán fallecieron al instante del ataque que ocurrió a las 19:00 horas en las instalaciones de la cabecera municipal.
En León, Guanajuato, el agente Rosendo Castro fue asesinado en la colonia San Isidro mientras resguardaba a una mujer amenazada por sicarios.
Otros crímenes reportados fueron contra tres policías del Estado de México, dos del municipio de Jaltenco, el 2 de octubre, que fueron asesinados cuando atendían un reporte sobre la vía Teoloyucan-Jaltocan, y otro de Cuautitlán Izcalli, que murió el 1 de octubre tras recibir disparos de dos asaltantes en el Fraccionamiento Bosques de Lago.
El pasado 1 de octubre el coordinador de Seguridad Pública de Cadereyta, Nuevo León, Roberto Julián Sáenz Garza, fue acribillado apenas 12 horas después de asumir su cargo.