Hugo Fidel de Lira Reyes, delegado de Prodecon en Aguascalientes, recordó a los empresarios que el IMSS, en su carácter de órgano fiscal autónomo, tiene las facultades para comprobar el cumplimiento de las obligaciones patronales. En caso de que la persona, patrón u obligado, no cubra oportunamente el importe de las mismas o lo haga en forma incorrecta, podrá determinarlas presuntivamente y fijarlas en cantidad líquida.
El funcionario federal explicó que con frecuencia existe confusión entre las personas contribuyentes respecto a la diferencia que hay entre una cédula de determinación y la de liquidación. Se entiende por cédula de determinación al medio magnético, digital, electrónico o de cualquier otra naturaleza, o bien al documento impreso, en el que la propia persona patrón u obligado determina el importe de las cuotas a enterar, el cual puede ser emitido y entregado por el propio Instituto.
En cambio, la cédula de liquidación es el medio magnético, digital, electrónico o de cualquier otra naturaleza, o bien el documento impreso, mediante el cual el Instituto, en ejercicio de sus facultades como organismo fiscal autónomo, determina en cantidad líquida los créditos fiscales a su favor.
Por lo anterior, en caso de que existan inconsistencias o errores en las mismas, el IMSS podrá determinar las cédulas de liquidación, que son aquellos documentos expedidos por el Instituto para cobrar algún crédito fiscal derivado de las diferencias en las aportaciones de seguridad social a cargo del patrón.

Se pueden generar adeudos en cuotas obrero-patronales por errores, diferencias u omisiones en capturas de:
· Días trabajados
· Faltas, incapacidades o modificación de salarios
· Salario mínimo por área geográfica
· Información de los o las trabajadoras
· Actualización del Índice Nacional de Precios al Consumidor
· Tasa de recargos