Ante los constantes cambios que sufre el territorio estatal, derivado de la existencia de agrietamientos, es que hay más exigencias en cuanto a la realización de estudios para la autorización de construcciones, tanto de vivienda como de uso comercial o industrial, esto se hace con la idea de prevenir posibles riesgos, manifestó la secretaria de Gestión Urbanística y Ordenamiento Territorial, Carolina López López.
Lo que ha quedado claro a constructores y funcionarios en lo que lleva la administración estatal, es que conforme crece la mancha urbana se deben tomar mayores previsiones, y por lo tanto el estudio de los suelos, de manera que se garanticen los menores riesgos posibles, es una exigencia para la autorización de nuevos desarrollos.
En los últimos años, el agrietamento de Aguascalientes se ha incrementado y ahora se tienen detectados casi 350 kilómetros de ese tipo de fallas, por ello es que ahora se es más estricto en la autorización de nuevos desarrollos.
Cierto es que se han endurecido los estudios que deben ser entregados y aprobados por el comité de construcción, y es con la finalidad de que las nuevas edificaciones enfrenten menos riesgos ante el posible crecimiento de las grietas y las fallas que desde siempre han estado en el territorio.
En este sentido, recordó que apenas en julio de este año, la Comisión Estatal de Desarrollo Urbano, ente en el que se autoriza la construcción de nuevos fraccionamientos, presentó nuevos lineamientos para los estudios obligados de mecánica de suelos, geofísicos y geoeléctricos.
Una vez presentados y aprobada su calidad, es que se puede extender el permiso de edificación de viviendas a los desarrolladores, en beneficio de los compradores, pero también del empresario, pues se evitarán problemas posteriores.
La titular de la Seguot resaltó que lo que se busca es estandarizar los proyectos que son presentados ante la dependencia y “a partir de estos lineamientos ya es factible determinar, dependiendo de los metros cuadrados de cada fraccionamiento el porcentaje de áreas en las que se puede o no construir”.
Dejó en claro, que sin la validación de los estudios ya citados, no es posible autorizar licencia de construcción alguna, con la intención de evitar cualquier tipo de riesgos en el patrimonio de las familias.