Staff / Agencia Reforma

NUEVA YORK, EU.- El beisbol de las Grandes Ligas se asemejará un poco al de la escuela secundaria este año, debido a los protocolos para lidiar con el nuevo coronavirus.

Se exhortará a los peloteros para que no se duchen en los parques, a los que probablemente tendrán que llegar ya con el uniforme puesto, como lo hacían cuando eran adolescentes.

El personal del equipo tendrá prohibido comer en restaurantes durante las giras. Incluso el Phillie Phanatic y Mr. Met quedarán vetados del terreno, junto con todas las demás mascotas.

El tradicional intercambio de las tarjetas con las alineaciones brillará por su ausencia, igual que las palmadas, los golpes entre puños y los bat boys, de acuerdo con un borrador de 67 páginas planteado por las Grandes Ligas a manera de Manual de Operaciones para 2020.

The Associated Press (AP) obtuvo una copia del documento, enviado el pasado viernes a los distintos clubes. Los parámetros, reportados originalmente por el sitio The Athletic, son todavía tema de negociación con el sindicato de peloteros. A continuación algunos de los puntos más importantes.

Queda prohibido escupir, portar grandes envases de agua, utilizar el sauna, el baño de vapor, la piscina o la cámara de crioterapia.

Se desalentará el uso de jaulas de bateo en espacios bajo techo. En cambio, se recomendará el empleo de guantes para batear.

En las prácticas de bateo, los pitchers usarían mascarillas. Los teléfonos en el dugout deberán desinfectarse después de cada uso. Los peloteros no podrán tocarse la cara para enviar señales ni podrán llevarse los dedos a la boca.

Los clubes recibieron la oportunidad de plantear sus propias sugerencias a más tardar el 22 de mayo.

Las butacas vacías en los estadios, cerca de la caseta, pueden usarse para garantizar que los peloteros guarden la debida distancia, de acuerdo con diagramas en el manual. El abridor del día siguiente no podrá sentarse en el dugout.

Los coaches de primera y tercera base no podrán acercarse a los corredores ni a los umpires. Estará prohibido que los peloteros conversen de cerca con sus oponentes.

La pelota quedará descartada una vez que haya sido tocada por múltiples jugadores. Tampoco se permitirá que la pelota se lance por todo el cuadro interior.