El Gobierno Federal debe ampliar la base de contribuyentes en el país y no aplicar una mayor carga impositiva sobre los mismos de siempre, así lo estableció la presidente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, Miriam Fabiola Gutiérrez Muñoz, luego de que el nuevo titular de la Secretaría de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, afirmó que la Reforma Fiscal no incluirá nuevos impuestos, pero sí habrá mayor fiscalización.
La especialista comentó que en los últimos años el actual Gobierno Federal le ha apostado mucho al tema de la fiscalización y a limitar cada vez más las deducciones hacia los contribuyentes. Destacó que si bien la autoridad requiere de más recursos con los mismos impuestos, seguramente van a endurecer aún más las acciones de revisiones y comprobaciones de cara al próximo año.
Resaltó que si bien en este momento no se requiere de nuevos impuestos en el país, sí es necesario que no sean los mismos los que paguen más, sino que se amplíe la base de contribuyentes, porque de lo contrario, una Reforma Fiscal de este tipo con los mismos tributarios, quiere decir que van a pagar más los mismos de siempre.
Enfatizó que actualmente México necesita atraer inversión extranjera, sin embargo ante una mayor carga impositiva y una mayor carga administrativa, lo que va a provocar es que se alejen hacia otros países, al recordar que aún atravesamos por el tema de la reforma de subcontratación, que para algunos supone a lo mejor la cuestión del PTU que es un 10%, “entonces están sumándose varios elementos para que México sea uno de los países más costosos en el tema de impuestos a nivel internacional”.
Por lo anterior, dijo que será hasta septiembre cuando el nuevo titular de la Secretaría de Hacienda presente su propuesta de Paquete Económico ante la Cámara de Diputados, cuyo documento tiene muchas probabilidades de quedar aprobado ante la composición que tiene ambas Cámaras, donde el partido del Ejecutivo Federal tiene mayoría simple, por lo que hay muchas posibilidades de que se apruebe tal cual el esquema tributario que va a operar el año siguiente en el país y que habrá que estar al pendiente.