Una ejemplar sentencia fue la que un juez dictó en contra de dos individuos que en el año 2013 asesinaron brutalmente a una pareja en el fraccionamiento Colinas del Río y después trataron de hacer pasar el doble crimen como un ajuste de cuentas entre integrantes de la delincuencia organizada.
Fue el titular del Juzgado Segundo Penal quien sentenció a Adrián Alejandro G. S., a 55 años de prisión, tras ser encontrado responsable del delito de homicidio doloso calificado con ventaja y brutal ferocidad. Mientras que Ignacio Encarnación G. R., fue sentenciado a 29 años y 3 meses de prisión, por el delito de homicidio doloso calificado con ventaja y brutal ferocidad y dignidad de personas o cadáveres.
De acuerdo a investigaciones realizadas por agentes del Grupo Homicidios de la PME, el 20 de abril del 2013 fueron brutalmente asesinados una mujer identificada como Claudia Esmeralda y un joven de nombre Ernesto, cuyos cadáveres aparecieron tirados al día siguiente en el municipio de Jesús María junto con un supuesto narcomensaje, aparentando creer que se trataba de una ejecución relacionada con la delincuencia organizada.
Se estableció que en la fecha del crimen, los ahora sentenciados y las víctimas acudieron a la Feria Nacional de San Marcos a bordo de un automóvil VW Cabrio y posteriormente se trasladaron a un domicilio en el fraccionamiento Colinas del Río para continuar la “parranda”. Sin embargo, se inició una discusión entre Claudia Esmeralda y Adrián, quien la mató a golpes con un tubo galvanizado. Cuando Ernesto trató de defenderla, también fue golpeado hasta que le provocaron la muerte.