Con la propuesta del Régimen de Confianza contenida en la Miscelánea Fiscal de 2022, el SAT busca que sea más fácil cumplir con las obligaciones, aumentar su base de contribuyentes y tener un mayor control para que el pago del impuesto sea autodeterminable, destacó el ex presidente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, José Alfredo Franco Hernández.

PERSONAS FÍSICAS. Hay una mayor área de oportunidad respecto a la ampliación de contribuyentes que quizá están en la base de datos del SAT, pero que no están pagando impuestos. El objetivo es para que ya paguen. Por ejemplo, en el caso del Régimen de Incorporación Fiscal hay pequeños negocios cuya particularidad implica la exención del pago de Impuestos Sobre la Renta.

Mientras que en el caso del Régimen de Actividades Primarias para personas físicas enfocado a ganaderos, agricultores, silvícolas y hortícolas éstos también tienen exenciones de Impuestos Sobre la Renta, por lo que dicho régimen junto con el de Incorporación Fiscal se propone que desaparezcan y sólo quede el de Confianza a partir del 1º de enero de 2022.

Indicó que a este nuevo régimen se podrán integrar aquellos con actividades empresariales o profesionales con ingresos menores a 3.5 millones de pesos al año, tales como los pequeños comercios y productores del campo, los cuales deberán pagar un Impuesto Sobre la Renta de 1 a 2.5% directo sobre ingresos.

PERSONAS MORALES. Franco Hernández consideró que en el caso de las personas morales, aplica de manera obligatoria a aquellos con ingresos no mayores a 35 millones de pesos al año, quienes seguirán tributando con base en ingresos menos deducciones. Resaltó que en este caso se podrán deducir los activos fijos tales como computadoras, escritorios, automóviles o un edificio para lo cual se propone el aumento en los porcentajes para la deducción y de esta manera fomentar la inversión.

La autoridad se va a apoyar en los CFDIS para poder fiscalizar a todos los contribuyentes y a su vez generar una Declaración de Impuestos de manera automática para su pago, aunque consideró que lejos de evitar la necesidad de un contador, se va a requerir más, porque en la práctica, el contribuyente quiere pagar lo justo de impuestos y para eso necesita el apoyo de un especialista que revise que no se sumen ingresos de más y que no se dejen de restar deducciones.