Cada quien tiene un punto de vista sobre la presencia de los tráileres en las carreteras y ciudades, por una parte los propietarios de las unidades consideran que dan un servicio indispensable a la sociedad, por lo que no se debe regular más su presencia, mientras que los ciudadanos juzgan que son un peligro para los demás automovilistas por lo difícil que les resulta frenar cuando están ante un imprevisto.

La controversia crece al mencionarse el transporte de doble remolque, debido a los sucesos que han escenificado en varias partes de la República y que en Aguascalientes dejó en fecha reciente un saldo trágico de tres fallecidos y millones de pesos en pérdidas.

Para el presidente local de la Cámara Nacional de Autotrasporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz, no se puede cancelar la presencia de las dobles cajas debido a que en el país “no se han desarrollado otros modos de transporte”, por lo que como organización rechazan las voces que piden prohibirlos, al sostener que no es la vía para mejorar la seguridad vial en caminos y carreteras del país.

Sustenta su aseveración en que son necesarios para movilizar la carga a lo largo y ancho de la República, dado que el 80% de ésta es por tráileres y de ellos el 35% es con doble remolque, por lo que se requieren para cumplir en tiempo y forma con los compromisos adquiridos con los clientes.

En cambio, legisladores y agrupaciones sociales se han pronunciado por que no se autorice la presencia de los camiones doblemente articulados, al constituir un problema de seguridad para los demás ocupantes de la vía pública, en función que por la velocidad que le imprimen y el peso de la carga provocan que en algún momento se zarandeen y es cuando viene la colisión.

En el caso de Aguascalientes se ha pugnado por que se termine el tercer anillo de circunvalación y la desviación al poniente para que por ahí circule el transporte pesado y así ya no tenga que entrar a la zona urbana, particularmente al oriente, en donde el sinnúmero de fraccionamientos que se construyeron sobre las lomas generó que las calles se construyeran sobre pendientes ascendentes y descendentes, hecho que motiva que los choferes le impriman más velocidad cuando van en descenso para lograr el ascenso, pero en ese ínter se encuentran con que hay un semáforo en rojo y al no poder frenar lo necesario terminan por chocar con los que estaban en espera de la luz verde.

Asimismo, el atropellamiento de peatones es otro de los problemas que tienen lugar, en virtud de que el tercer anillo es un paso obligado para gran número de habitantes de ese sector y aunque hay límites de velocidad casi nadie los respeta.

Un tercer elemento se fija en lograr una mayor capacitación para los operadores, ya que en su mayoría son jóvenes de 22 a 35 años, por lo que tiene que haber un total conocimiento de lo que significa tripular un vehículo pesado y cuál es su papel frente a las demás unidades y las personas, por lo que deben aplicar medidas de precaución en todo el recorrido.

Más allá de las regulaciones a que está sometido y que Díaz Ruiz sostiene que está “bajo estrictos estándares de pesos, dimensiones y condiciones físico-mecánicas”, es más importante el factor humano, del hombre que está atrás del volante, que debe estar en perfectas condiciones físico-mentales para cumplir con su encomienda, porque al hacerlo velan por su propia seguridad y la de los demás.

ÍNDICE DE FUEGO

Una de las características del mexicano es tener más de una novia o una esposa y dejar descendencia aquí y allá, a lo que se agrega el desdén para cumplir con las obligaciones que por ley le obliga para la atención y sostenimiento de los hijos.

Es un tema que ha tratado en varias ocasiones la magistrada presidenta del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, Gabriela Espinosa Castorena, lo que contribuye a que crezca la conciencia social de combatir este flagelo que tanto daño causa en la vida y formación de niños, niñas y adolescentes.

El problema gira en torno a que la pensión alimenticia por regla general es mínima y que se impone al padre o la madre que deben hacer la aportación, ya que el promedio que entregan es de 1,800 pesos mensuales, sin embargo, hay quienes dan sólo 500 pesos y otros de plano dejan de trabajar para declararse arruinados y así no aportar un solo peso.

De lo citado se sabe de un caso de un profesionista que luego de obtener el divorcio entregaba religiosamente 250 pesos para el sostenimiento de dos hijos, desligándose de cualquier otro gasto, lo que obligó a la ex esposa a trabajar para llevar adelante a su familia, esfuerzo que vio coronado al verlos graduados en una universidad y más tarde becados por una institución en Estados Unidos.

No obstante, son historias atípicas ya que por regla general con el apoyo ínfimo que reciben a lo más que pueden aspirar los hijos es a terminar la secundaria y luego convertirse en “mil usos”, mientras que al padre o a la madre que los dejó a su suerte no les importa el futuro que tengan.

Jurídicamente no hay una cantidad fija “porque el monto de la pensión se determina con un balance entre las necesidades de los hijos que la recibirán y las posibilidades reales de quien la cubrirá”, explicó la magistrada Espinosa Castorena.

Durante 2018 el Poder Judicial del Estado intervino en el procesamiento de 8 mil 852 depósitos destinados a un total de 692 beneficiarios, con un monto promedio de 1,808 pesos, que varía según las necesidades de los hijos y la capacidad económica de quien lo cubre.

Hacer la aportación se basa en la ley, teniéndose en cuenta que la pensión alimenticia es una obligación que tienen los padres con los hijos menores de edad, lo mismo con aquellos de 18 años o más y que no tienen una forma de allegarse sus gastos personales básicos, debido que aún son dependientes porque estudian, no logran incorporarse al mercado del trabajo o están enfermos.

Cuando se está ante uno de esas condicionales se suscriben convenios en tanto concluyen los estudios o tienen un trabajo, teniendo en cuenta que la pensión no es indefinida sino que concluye una vez que los hijos se pueden valer por sí mismos.

La demanda de la pensión alimenticia es un tema recurrente en las controversias familiares y especialmente dificultoso, ya que las partes tardan en llegar a un acuerdo, no obstante se complica más cuando los obligados se esconden para no ser notificados de la demanda que hay en su contra, o renuncian al trabajo para afirmar que no tienen capacidad económica que les permita cubrir la pensión, pese a lo cual no se escapan ya que en caso de incumplimiento el juez dictará pena corporal y una vez que salga de prisión de todos modos tendrá que entregar la aportación que se le fue fijada.

Lo puntualizado sirva como llamado de atención para aquellos y aquellas que sin escrúpulo alguno abandonan a los hijos, negándoles el derecho de crecer en condiciones aceptables, por lo que podrán evadir la responsabilidad por un tiempo y hasta hacer gala de su irresponsabilidad, pero tarde o temprano el brazo de la ley los alcanzará, sin embargo por encima de todo estará el dedo flamígero de los hijos.

CRECE LA VIOLENCIA

Los persistentes asesinatos de supuestos narcomenudistas y el robo con violencia de un automóvil son signos que preocupan, ya que de manera acelerada Aguascalientes entra al círculo rojo que tiene atrapados a Guanajuato, Jalisco y Zacatecas, por citar sólo los estados cercanos. Más que reuniones de análisis y propuestas sobre lo que hay que hacer, la Fiscalía debe trabajar en lo urgente, que es devolver la tranquilidad a la sociedad. Aunque se niegue, hay una disputa incesante por la plaza, por lo que los cárteles buscan nulificar a los demás y en esto no paran en mientes, como el acreditarse con la muerte de quienes, seguramente, no se plegaron a sus propósitos. No hay que tardarse, aún es tiempo de actuar.