Por: Hugo Morales Lozano

El pasado 4 de octubre, los internautas tuvieron un agridulce inicio de semana, nadie esperaba que Facebook, WhatsApp e Instagram reportaran fallas en su sistema, provocando que muchas personas y marcas se quedaran incomunicadas casi todo el día. Afortunadamente, el problema se solucionó, pero veo que la mayoría aún no ha aprendido la lección.

En los últimos años, las marcas han optado por las redes sociales como su único canal de ventas y comunicación, y no está mal, estadísticamente es donde la gente pasa la mayor parte de su tiempo, solucionan todo por ahí, pero sucesos como el que vivimos el lunes pasado nos demostró que debemos tener un “plan b” para no suspender actividades y/o tener pérdidas económicas. Lo bueno es que la falla mundial sólo duro unas cuantas horas, pero… ¿Qué tal si hubiera durado 1 semana? ¿1 mes?

Los motores de búsqueda como Google ayudan a que el usuario encuentre lo que necesite con base en palabras clave (algo que no sucede en redes sociales), y sólo hallará aquellas marcas que tengan una página web y/o se hayan registrado en Maps, por lo que debes tener tus datos claros, actualizados y abiertos al público, te podrían contactar por algún número telefónico o visitarte directamente en tu establecimiento. No importa si estás bien posicionado con tu clientela, nunca sabes cuándo puede llegar alguien nuevo contigo, que esto sea una opción extra de la publicidad de boca en boca.

A pesar de que dichas redes sociales (y algunas otras) estaban caídas, eso no limitó a que las personas visitaran otras páginas web, revisaran su correo electrónico y compraran en tiendas virtuales o aplicaciones, tres medios en donde pudieron haber encontrado tu marca mientras Zuckerberg arreglaba sus plataformas. Otro muy importante son los banners y videos promocionales que solemos ver en nuestra navegación web, que te conducen a otra página, a llamar por teléfono, descargar un app, entre otras acciones.

Tal vez en el día a día no se alcanza a apreciar el valor de una página web propia, las campañas de correo, las ventas por internet/apps, y los banners publicitarios, pero cada una tiene su función, su impacto y, sobre todo, su público. La lección que nos deja este apagón mundial es ampliar nuestro respaldo en el mundo digital, seguir investigando y no dejar al azar tu estrategia de ventas, ni mucho menos esperes que una situación como la del lunes o el confinamiento por COVID te haga reaccionar al último.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y Twitter: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano