Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A pesar de que hay paridad de género en la plantilla laboral de las secretarías de Estado, las mujeres que trabajan en la Administración Pública Federal (APF) sólo ocupan el 30 por ciento de las direcciones generales, indica un estudio de Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).
El análisis Mujeres en la Administración Pública Federal: Más allá de la foto advierte que la presencia de las mujeres al interior de las secretarías de Estado disminuye conforme se eleva el puesto y el nivel de ingresos, pese a que están mejor preparadas.
Fernanda Avendaño, coordinadora del proyecto, detalló que 68 de cada 100 funcionarias tienen estudios de educación superior, que incluye carreras técnicas, licenciaturas, maestrías o doctorados, mientras que en el caso de los hombres la proporción es de 52 de cada 100.
Sin embargo, indicó, sólo 24 por ciento de los cargos titulares de la APF corresponden mujeres, es decir, 67 de un total de 284 instituciones analizadas.
Durante la presentación del informe explicó que si bien en la titularidad de dichas dependencias la presencia de hombres y mujeres es paritaria (9 de las 19 secretarías de Estado están encabezadas por una mujer), en el caso de las subsecretarías el porcentaje es de 67 y 33 por ciento, respectivamente, en las jefaturas de unidad es de 72 y 28 por ciento y en las direcciones generales es de 70 y 30 por ciento.
“La representación de las mujeres en las Secretarías de Estado se pierde entre las jefaturas de unidad y las direcciones generales”, señaló.
En la SEP, ejemplificó, hay tres jefaturas de unidad y ninguna es ocupada por una mujer, mientras que en la Secretaría de Turismo hay 16 direcciones generales, y todas son ocupadas por hombres.
En materia de brecha salarial, indicó que incluso en las secretarías lideradas por una mujer, las funcionarias ganan menos que los funcionarios.
Detalló que la brecha salarial es del 26 por ciento, es decir que, en promedio, una mujer recibe 74 pesos por 100 ganados por un hombre. En el caso de los puestos de mando, la brecha es de 7.5 por ciento.
Entre las propuestas del IMCO para disminuir ambas brechas, indicó Fátima Masse, quien también participó en el análisis, se encuentran hacer compromisos para que las mujeres permanezcan en sus puestos y puedan crecer a los diferentes niveles y aprovechar la Norma 025 que busca certificar los centros de trabajo que tiene prácticas de igualdad laboral.