Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La nariz roja a punto de descamarse y líneas del mismo color marcadas en la frente y debajo de los ojos delatan la profesión de Samuel Sevilla: es médico y atiende a pacientes con Covid-19.
Lleva sólo una semana trabajando en el área que da servicio a los contagiados con esta nueva enfermedad, pero su rostro ya se parece al de los galenos de otros países: acumula marcas por usar durante horas el equipo de protección personal.
“Sí duele mucho, la verdad. La nariz es súper dolorosa. Duele mucho, pero cuando estás ahí atendiendo a los pacientes, la pasión, la adrenalina por salvar vidas es mucha que se olvida cualquier dolor”, sostiene.
El residente de 29 años, con otro médico adscrito y una enfermera, atiende a un promedio de ocho pacientes con Covid-19 en un turno de cuatro horas.
Asegura que para protegerse es importante contar con equipo de protección, pero, sobre todo, saber ponérselo y quitar.
Todos los días dedica alrededor de 20 minutos, antes de revisar a los enfermos, para colocarse la pijama quirúrgica, unas botas, lavarse las manos, ponerse un primer par de guantes, una bata desechable, la mascarilla N95, los goggles y la careta, una bata de manga larga y otro par de guantes, a los que colocan cinta para generar aislamiento.
“A parte, el equipo de enfermería, que está bastante tiempo allá, en vez de usar esa bata, se coloca un overol o comando, que es el trajecito blanco que ven, que es una sola pieza desde la cabeza hasta los pies, y aísla por completo”, apunta.
Al terminar su jornada, debe dedicar otro tiempo a retirar el equipo de manera correcta para evitar contaminarse la cara o las manos.
“Hay indicaciones precisas para usar uno u otro equipo, pero lo más importante, considero yo, es retirarlo de manera adecuada. Si no lo hacemos, así tengamos el mejor equipo, no va a funcionar y, como lo dice la leyenda de cada uno de estos instrumentos, el uso incorrecto de estos es nocivo para la salud.
“Entonces, lo más importante es estar capacitados en la colocación y el retiro, al igual que en el lavado de manos, que es indispensable”, subraya.