El conjunto de Manchester United disputó su partido pendiente de la fecha 1 ante el Burnley, y con un solitario gol del francés, Paul Pogba, los red devils se llevaron la victoria, para así ser los nuevos líderes en absoluto de la Premier League.
La lucha por el título estará más peleada que nunca en esta temporada, ya que la diferencia de puntos entre los equipos de la parte alta de la tabla es mínima, y a pesar de que apenas se llegó a la mitad del torneo, está más que claro que será una lucha constante entre varios equipos por alcanzar la gloria.
Quienes tenían el liderato en la bolsa eran los de Liverpool, pero después de un amargo inicio de año los reds fueron perdiendo puntos importantes, y poco a poco el Manchester United fue recuperando terreno para empatarlos en la última jornada disputada.
Para fortuna de los diablos, los de Manchester aún tenían pendiente un duelo de la fecha uno, mismo que se celebró el día de ayer en casa del Burnley, y a pesar de que un empate les bastaba para tomar el liderato, los visitantes fueron con todo en busca de los tres puntos.
En la primera parte ambos equipos llegaron a tener algunas oportunidades pero ninguna tan clara como para cambiar el marcador; Maguire llegó a anotar un gol a la media hora de juego, pero tuvo que se invalidado por fuera de juego.
Al 71′ llegó el momento clave para los de Manchester, Marcus Rashford controló el esférico en la parte derecha del campo, y después envió un centro tendido a la altura de la media luna, en donde Paul Pogba estaría esperando para rematar de volea y así marcar el único tanto del partido.
Con este gol el Manchester United consiguió tres puntos de oro y alcanzaron la cifra de 36 puntos en la temporada, convirtiéndose en los nuevos líderes en solitario de la Premier League, seguidos por el Liverpool con 33 y poco más abajo los de Leicester y Everton con 32 puntos cada uno.
Ayer se jugaron otros partidos pendientes en la Premier League, el Sheffield derrotó en casa al Newcastle por la mínima, y el Everton consiguió un triunfo de 1-2 en casa del Wolverhampton; mañana el Tottenham recibirá al Fulham, el Manchester City recibirá al Brighton y el Arsenal jugará en casa ante Crystal Palace.