Mientras este sábado continuaron los operativos de los agentes de la FGE en el municipio de Rincón de Romos, para desmembrar una célula del grupo delictivo “Los Talibanes” que atacó a los agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PDI, la Policía Estatal reforzó la seguridad al implementar operativos disuasivos.
Con apoyo del helicóptero “Águila Uno” de la SSPEA, policías estatales del Grupo de Operaciones Especiales y policías preventivos de Rincón de Romos, llevaron a cabo patrullajes en carreteras, brechas y terracerías, con la finalidad de evitar que sean utilizadas por el crimen organizado y pretender ser detectados por las autoridades.
Simultáneamente, agentes de la PDI llevaron a cabo otros operativos y cateos en los poblados de San Jacinto, Pabellón de Hidalgo y El Bajío, en Rincón de Romos.
Fueron integrantes de “Los Talibanes” quienes el pasado viernes emboscaron a agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PDI en el fraccionamiento Valle del Real, cuando llevaban a cabo trabajos de inteligencia para capturar a un sujeto apodado “El Comandante Kike”, señalado como líder de una célula del grupo delictivo “Los Talibanes”, que fue detectada operando en Aguascalientes hace varias semanas.
Tras el ataque a los policías de investigación, en el que tres resultaron heridos de bala, se llevaron a cabo operativos y cateos en los poblados de El Saucillo y Estancia de Chora, donde se logró la captura de seis sicarios, todos ellos originarios de Guatemala, a quienes les aseguraron un rifle de asalto y tres pistolas tipo escuadra, además de dos camionetas.
Durante el despliegue policiaco logró escapar el “Comandante Kike” y tres sicarios, a bordo de una camioneta Jac pick up, color negro y placas de Zacatecas, la cual más tarde fue localizada abandonada en el poblado de El Bajío.
Por otra parte, se implementaron operativos en hospitales públicos y privados, ya que se presume que uno de los agresores resultó herido durante el ataque a los agentes de la PDI.
Incluso, existe un video en el que se observa a dos hombres que van corriendo y portan armas largas. Uno de ellos, que viste playera color rojo, pantalón de mezclilla azul y tenis rojos, le grita a su cómplice que le acompaña que se encuentra herido.
Lo anterior coincide con la versión de unos testigos, que señalan haber observado a dos tratando de escapar corriendo, uno de los cuales repentinamente cae al suelo y momentos después llega una camioneta y varios sujetos lo suben a la caja, para enseguida escapar hacia la carretera federal No. 45 Norte.