Edgar Contreras
Agencia Reforma

SEVILLA, España.- Un atípico gol de Borja Iglesias, al 87′ en el Benito Villamarín, tiene al Betis vivo en su carrera por clasificar a la Europa League. Atípico porque se produjo luego de un tiro libre indirecto, en el área chica del Granada. El árbitro castigó al cuadro visitante tras detectar que Maxime Gonalons devolvió intencionalmente el balón, con el pie, a su portero. El equipo andaluz, ya con Diego Lainez en la cancha, aprovechó la jugada, que requirió dos tiros del “Panda” antes del festejo.
Betis se impuso 2-1 y ahora presume ya 54 puntos, solamente dos debajo de la Real Sociedad que es quinta de LaLiga. Ambos están en la zona de Europa League mientras el Villarreal, con 52 unidades, está en zona de Europa League Conference, a falta de tres jornadas.
Fue el propio Borja Iglesias quien le dio la ventaja al conjunto albiverde, en una jugada en la que exhibió su inteligencia, al 39′, al recibir un pase de Aitor Ruibal de espaldas a la portería, fintar con una posible asociación con un compañero que llegara de frente, pero sorprender a todos al dar la media vuelta y clavar el balón cerca del poste izquierdo.
Era un juego de vida o muerte para el Betis, por eso sorprendía la desconcentración del central Marc Bartra en el primer tiempo, cuando perdió el balón en la salida y no fue más castigado gracias al portero Bravo, cuyo desvío a tiro de Luis Suárez provocó que la pelota pegara en el poste.
Bartra no entendió y, al 66′, asistió al letal Darwin Machís, en su intento fallido por jugar con su guardameta. El empate del Granada complicaba al Betis el puesto de Europa League.
El ingreso de Diego Lainez, al 72′, aportó frescura al ataque. El mexicano provocó faltas y le inyectó dinamismo a su equipo. Andrés Guardado entró al 89′.
Bartra falló en un remate de cabeza e Iglesias hizo lo propio en un tiro con la diestra, antes de aquella jugada inusual en la devolución de balón, pero fundamental para que el Betis aún sueñe con los puestos europeos.