Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Para evitar un nuevo cierre en la economía es necesario mantener la realización de pruebas de detección del virus Sars CoV-2, coincidieron expertos.
Aunque se reporte una disminución de incidencias hay industrias de gran peso en la economía y de alta interacción que necesitan seguir con ellas, sugirieron.
Federico Lozano Blackaller, CEO de Kabla, la primera en traer a México la prueba de antígeno para detectar el COVID-19 en 2020 tras ser aprobada por las autoridades sanitarias de Estados Unidos y México, consideró que la realización de pruebas deben verse como necesaria en la industria, el entretenimiento y el turismo.
“Hay que entender que para enfrentar esto es necesario prevenir y hasta ahora la mejor forma de prevención es detectar un caso a tiempo, antes de que se contagie un mayor número de personas”, expuso.
Guillermo Maynez, director del Consejo Mexicano de Empresas de Diagnóstico Médico, coincidió en que en el País y en todo el mundo nuevas olas de contagio de COVID -19 no deben ser descartadas hacia adelante, pese al avance en la vacunación.
“Las nuevas variantes del virus se propagan más rápido y si no se realizan pruebas no vamos a saber qué variantes están presentes en el País y por lo tanto vamos a correr el riesgo de rebrotes”, expuso.
Ambos coincidieron en que, pese a la caída de la demanda de realización de pruebas de laboratorio para detectar el virus, el precio de éstas no necesariamente ha ido a la baja, lo cual sigue representando un fuerte obstáculo para hacerse.
“La prueba de oro para detección oportuna del virus es la PCR, entendemos que sigue siendo cara, pero es mucho mejor a hacer solo pruebas de antígenos. Hay que entender que el costo de los reactivos para la realización de las pruebas PCR sigue siendo el mismo, no han bajado de precio, y por eso el costo para un laboratorio sigue siendo el mismo”, expuso Maynez.
Agregó que si bien se ha estabilizado la demanda de pruebas, no han desaparecido del todo la venta de pruebas piratas o falsas en el País.
Federico Lozano dejó en claro que la vacunación no debe ser vista como una protección perfecta contra el COVID-19, puesto que hasta ahora se sabe que las vacunas permiten controlar la gravedad de los casos y no necesariamente detener los contagios, por lo que las pruebas de detección del virus complementan la prevención.
Ambos expertos coincidieron que sectores como el restaurantero, el transporte, hoteles y plantas de fabricación deben contemplar planes de realización constante de pruebas como parte de su nueva normalidad.