Mediante una inversión de casi tres millones doscientos mil pesos que se ejecutan junto con la Federación, la alcaldesa capitalina, Miriam Rodríguez Tiscareño, instruyó obras de prevención y limpieza de canales y arroyos para evitar inundaciones, ante el inicio de la temporada de lluvias en el Ayuntamiento de Aguascalientes.

Una de las obras más importantes se realiza en la colonia Constitución, en donde se trabaja de la mano con la Delegación de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en proyectos que evitarán encharcamientos e inundaciones que pongan en riesgo el patrimonio de las familias.

En este proyecto, con recursos por 2 millones de pesos, se conformó un canal desde la avenida Constitución hasta la avenida Ferrocarril para el flujo del agua pluvial, además de la construcción de un muro; y se planea que en una segunda etapa se construya otro muro del lado sur del Canal del Parnaso.

El secretario de Obras Públicas, Marco Antonio Licón Dávila, explicó que junto al secretario de Desarrollo Urbano, Jaime Gallo Camacho; el director de la CCAPAMA, José Refugio Muñoz de Luna; así como el delegado de la Conagua, Octavio Cárdenas Denham, se realizan y verifican los trabajos de limpieza de cauces y canales desde el Bordo Santa Elena hasta las vías del tren en Constitución.

Asimismo, señaló que se han invertido recursos por 1 millón 181 mil 760 pesos en el desazolve de canales y arroyos en el mismo Bordo Santa Elena, el Arroyo El Molino, par vial de Santa Anita, fraccionamiento Pirámides y la comunidad Los Arellano.

OTRAS ACCIONES. La alcaldesa Miriam Rodríguez Tiscareño mencionó que se redoblarán esfuerzos mediante los programas “Juntos Limpiemos Aguascalientes” y “Revive tu Arroyo” para el retiro de desechos en los cauces, ya que la basura forma tapones que impiden el flujo del agua pluvial, provocando inundaciones que afectan el patrimonio de muchas familias.

Finalmente, hizo un llamado a la ciudadanía a depositar los residuos de forma correcta en los contenedores, botes de basura y tiraderos especiales para escombros, ya que no sólo se acumulan en estos afluentes, sino que también impiden que el agua se vaya correctamente por alcantarillas y caimanes, generando grandes encharcamientos que perjudican automóviles e infraestructura urbana.