Alejandro León
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Dos albañiles que arreglaban las banquetas para que el negocio Cochinita Power extendiera el servicio de restaurante al aire libre, fueron trasladados al reclusorio debido a que los encargados del negocio se negaron a pagar una extorsión de 20 mil pesos al Ministerio Público (MP) para dejarlos libres.

Así lo narró Anuar, dueño de Cochinita Power, ubicado en la calle Ignacio Manuel Altamirano, en la Colonia San Rafael, Alcaldía Cuauhtémoc.

Cuestionó que el hecho se registró pese a que cuenta con una carta compromiso y folio de registro del programa “Ciudad al Aire Libre” del Gobierno capitalino, que da facilidades administrativas y permite adoptar medidas de seguridad para reabrir negocios de comida en la pandemia.

Agregó que el arreglo de las banquetas era necesario, porque estaba desnivelada y ponían en riesgo a los peatones y a los comensales.

El sábado, los albañiles Alejandro Ramírez y Francisco Sánchez acondicionaban las banquetas, momento en el que fueron detenidos por policías y presentados ante el MP.

“Diez mil pesos por cada persona, fue el Ministerio Público, para agilizar el trámite”, detalló Anuar.

El agente del MP que supuestamente pidió los 20 mil pesos fue identificado como Miguel Ramírez.

La Fiscalía de Investigación Territorial en la Alcaldía Cuauhtémoc inició la carpeta de investigación por el delito de daño a la propiedad doloso en contra de los albañiles. En tanto, el domingo, Alejandro y Francisco fueron trasladados al Reclusorio Sur, donde hasta ayer por la noche permanecían detenidos.

Consultada al respecto, la Fiscalía General de Justicia (FGJ) explicó que la dependencia inició por noticia criminal una carpeta de investigación por la probable comisión del delito de extorsión en agravio del dueño del restaurante.

Puntualizó que pidieron al encargado del negocio aportar pruebas para identificar al agente que presuntamente solicitó el dinero, así como a los policías que hicieron la detención.

La Alcaldía explicó que funcionarios a su cargo realizaron una inspección en el lugar y los trabajadores indicaron que hacían preparativos para construir una jardinera.

Los trabajadores no exhibieron algún permiso para romper la banqueta, motivo por el que fueron trasladados al MP por el daño efectuado a la infraestructura pública.