Después de casi 18 años sin poder ganar en Anfield, el día de ayer el Manchester City no tuvo piedad con el Liverpool y lo goleó por un marcador de 1-4, dando un golpe de autoridad a la liga, ya que con este triunfo el cuadro de Pep Guardiola se acerca cada vez más al título.
Este domingo se disputó el partido más esperado de la jornada en la Premier League, el vigente campeón, Liverpool, recibió al líder de la tabla, Manchester City, en un encuentro que era matar o morir para los rojos, ya que un triunfo les habría dado la esperanza de remontar en la tabla en lo que resta de la campaña.
En la primera parte ambos equipos tuvieron varias llegadas pero ninguno pudo concretar en el área rival, y al 49′ llegó el invitado estelar con un gran gol de Ilkay Gundogan, quien adelantó a su equipo con un remate dentro del área.
Al minuto 63 Mohamed Salah empató el encuentro por la vía del penalti, pero diez minutos más tarde el mismo Gundogan volvió a poner en ventaja a los ciudadanos con un remate de pierna derecha a pocos centímetros del arco, luego de una desatención de Alisson y la defensa red, al querer salir.
Tres minutos más tarde del 1-2, los locales seguían desconcertados y desmotivados, y nuevamente una mala salida de Alisson ocasionó el gol para los visitantes, sólo que esta vez el encargado de anotar fue el ex jugador de Liverpool, Raheem Sterling.
Ya al 83′ con el Liverpool totalmente destruido, el joven Phil Foden selló la goleada celeste con un disparo potente desde la parte izquierda del área, dejando inmóvil al arquero local, finiquitando la victoria del Manchester City, y decretando la crisis del Liverpool.
Este fue el primer triunfo del Manchester City en Anfield desde mayo del 2003, sin duda la casa del Liverpool era uno de los campos que más se les dificultaba, pero ayer lograron romper esa maldición y además llegaron a 50 puntos en la tabla, superando por 5 unidades al Manchester United, recordando que los de Guardiola aún tienen un partido pendiente.