Molestias en el cuello y espalda, dolor de cabeza y hasta la pérdida de todos los dientes, pueden ser consecuencias de unos brackets mal puestos, expuso María del Carmen Arellano, miembro de la Asociación de Ortodoncistas de Aguascalientes; señaló que de 7 mil personas que traen brackets, sólo mil acudieron con un verdadero especialista en la materia, por lo que el resto puede presentar consecuencias graves e irreversibles.
La especialista resaltó que en la mayoría de las ocasiones lo “barato sale caro”, luego de que cuando un paciente se hace atender por un dentista y no por un ortodoncista quien cuenta con las habilidades y preparación necesaria para aplicar los brackets, posteriormente tienen que pagar consultas y tratamientos con otorrinolaringólogos, ortopedistas o neurólogos.
“Se está manejando sin conciencia, y por un problema en el que buscaste al dentista, después acabas con un neurólogo, otorrino o en otras áreas”, manifestó.
Especificó que los pacientes suelen acudir a ponerse brackets con dentistas generales y no con ortodoncistas, pues los primeros los cautivan con los precios que manejan por el tratamiento, que es mucho más barato que lo que un especialista cobra por sus servicios, sin embargo, no tiene la garantía de que posteriormente no presente daños irreversibles tanto a su dentadura como a su organismo en general.
Es por ello que no es recomendable acudir con un dentista general o seudo especialista cuando de brackets se trata, lo indicado es ir con un verdadero ortodoncista a fin de evitar complicaciones posteriores.
En la entidad hay 29 ortodoncistas debidamente certificados y avalados por diferentes asociaciones y sociedades nacionales e internacionales, por lo que de requerir de alguno, los pacientes pueden solicitar información sobre su cédula en el sitio Web oficial de la SEP.

¡Participa con tu opinión!