Uno de los programas insignia del gobierno lópezobradorista es el de los Jóvenes Construyendo el Futuro, que se conoce popularmente como el de los “ninis”, no logró atraer la atención que esperaba su impulsor, por lo que, al menos en Aguascalientes, 12,000 becas no han sido del interés a los que están dirigidas.

Seguramente el mandatario nacional afirmará mañana, durante el cuarto informe de gobierno, que ha sido un éxito y tanto que ya exportó la idea a países centroamericanos, sin embargo, la realidad es muy distinta, como lo hacer ver Jael Pérez Sánchez, vicepresidente regional Centro Norte de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana, al separar el recurso total que se ejerce en esta entidad por 3,000 millones de pesos, destinado a los diferentes programas sociales, mismo que entrega la delegación de la Secretaría del Bienestar.

El que más apoyo recibe es el de los adultos mayores (65 años y más), que tiene asignado un presupuesto anual de 1,500 millones de pesos, luego está el de los Jóvenes Construyendo el Futuro con 899 millones y el de las Becas Benito Juárez que tiene asignado 470 millones; en tanto, el programa de Personas con Discapacidad 82 millones y al de Niños y Niñas de Madres Trabajadoras recibe 48 millones de pesos.

El especialista consideró que el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro no ha “prendido” por varias razones y una de ellas es que el recurso que se les ofrece no es suficiente para llevar a cabo sus proyectos, por lo que prefieren buscar un empleo que cumpla con sus expectativas.

Hasta el pasado mes de julio se tenía enlistados únicamente a 2,500 jóvenes, de 14,75 que debieran estar, lo que significa que hay 12,000 vacantes y que de alguna manera es digno de examen en función de la tasa de desempleo que existe en Aguascalientes, principalmente entre los jóvenes profesionistas.

Es obvio, apuntó Pérez Sánchez, que el gobierno federal “no debe hacer un uso perverso de los programas sociales”, en todo caso localizar los espacios en que están los ciudadanos que pueden requerir este tipo de atención, además de que no hace falta inventar el hilo negro puesto que son acciones que siempre han existido en gobiernos anteriores, a los que cada quien le ha puesto su propio sello. En el caso de los adultos mayores “viene a paliar la pobreza en que cae este sector de la población al no poder trabajar”, pero hay otros significativamente electoreros, “como el de los Jóvenes Construyendo un Futuro y el de las Becas Benito Juárez, dirigidos a los primeros votantes, ya que cuando se analizan, junto con el uso de sus recursos en el país, nos damos cuenta de que sí tiene efecto y cambian la intención del voto”.

La mayor parte de los triunfos que ha obtenido el Movimiento de Reconstrucción Nacional es en estados que registran un índice alto de pobreza y el supuesto combate a la misma está relacionado con las entregas económicas que reciben las personas, en otras palabras, al gobierno y a los morenistas “les conviene tener gente pobre”, sin dejar fuera que son buenos todos los programas sociales, “sin embargo, no debe hacerse un uso perverso de ellos”, puntualizó Jael Pérez.

BRUTALIDAD

Las condiciones de seguridad que presenta Aguascalientes está muy lejos de ser lo que pregonan los tres niveles de gobierno, al registrarse asesinatos casi a diario que se atribuyen a la delincuencia organizada, a lo que se agrega las dificultades que existen para traslados comunes hacia Jalisco y Zacatecas, debido a las agresiones que han sufrido viajeros de esta entidad, a quienes en plena carretera se les ha despojados de sus vehículos.

Desde hace varias semanas se tiene conocimiento de crímenes en varias partes del estado, principalmente en Calvillo y San José de Gracia y en la capital del estado. La explicación que ofrecen las altas esferas es que “entre ellos mismos se están atacando”, que es la manera más simple de aceptar que existe un ambiente creciente de inseguridad y el cual avanza a pasos agigantados debido a la inacción de las autoridades.

Asimismo, se reitera que las “puertas de entrada” al estado, que se ubican en los cuatro puntos cardinales, impiden el ingreso de armas y de gente perversa, pero en el día a día es común que sujetos con pistolas de distinto calibre acaben con la vida de rivales en la venta y trasiego de drogas, lo que denota el fracaso de este esquema.

Resulta inexplicable que por una parte se presuma que se tiene un control absoluto sobre los límites con Zacatecas y al mismo tiempo se conozca  de homicidios en varias partes de la región, principalmente en San José de Gracia y que se ha vuelto común en Calvillo, municipalidad que en las últimas semanas asienta un número importante de hechos, donde la muerte se ha enseñoreado.

La situación ha llegado a tal extremo que choferes de empresas repartidoras de diversos productos que tenían como ruta varios municipios zacatecanos han preferido renunciar ante el peligro a que están expuestos. Uno de ellos manifestó que dos veces fue asaltado, la primera le quitaron el dinero y parte de la mercancía, pero, en la segunda, también el vehículo y lo amenazaron de muerte si regresaba al lugar, por lo que prefirió perder 22 años de antigüedad laboral a vivir bajo un estrés permanente.

Por más que se conjeture que gracias a las cámaras de videovigilancia se ha logrado dar “golpes certeros” al hampa, mientras no se logre frenar el ataque de los cárteles y de la lucha que hay entre ellos todo lo que se haga es minúsculo; no se requiere de más aparatos de ese tipo sino de un trabajo minucioso de inteligencia, que lleve a la captura de las cabezas de cada organización, porque lo que se hace es detener a narcomenudistas y bachicheros, que son el último eslabón del crimen organizado. No hacerlo es por alguna poderosa razón y que sólo en áreas privilegiadas saben de qué se trata.

PERPLEJIDAD

Estar en casa o ir a la vía pública se ha convertido en un riesgo, porque el peligro está en uno y otro espacio y de lo cual menciona el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), al contabilizare que de enero a julio del presente año se han cometido en Aguascalientes 111,119 delitos, lo que significa 825 casos más respecto al mismo período del año pasado. De esa cifra, 6,044 corresponde a robos en distintas modalidades y que equivalen a 229 casos más en proporción a julio de 2021. Entre los delitos que se cometieron está el robo de automóviles, a negocios y transeúntes; la única disminución ha sido en el robo a casa-habitación, pero de los comercios hay 1,209 denuncias, 137 más que en el período anterior; en asaltos a peatones con 938 casos, 134 más. Mención aparte merece el robo de motocicletas, que se ha convertido en un medio muy utilizado, por lo que de enero a julio del presente año se ha denunciado el hurto de 359, 59 más que en el mismo lapso del año pasado. En lo que se refiere al robo de automóviles, en los primeros siete meses ha contabilizado 838, 58 más en relación con el mismo período de 2021; en autopartes se atendieron 514 casos, por lo que el número de denuncias fueron 36 más que el año pasado. A nivel nacional, la “cifra negra” es muy alta y se refiere a los delitos que se cometen en el espacio público, sea robo con brutalidad o amenaza, o aplicando el factor sorpresa. La denuncia no siempre encuentra la respuesta que espera el perjudicado, por lo que de la mayoría de los delitos que se cometen no hay registro, además, cuando se logra aprehender al causante no se recupera el bien y la sanción que recibe es sumamente benigna al grado de que en cuestión de semanas el individuo queda en libertad. Esto lleva a un grado elevado de impunidad y que los ciudadanos estén expuestos a sufrir a cualquier hora del día o de la noche las consecuencias de esa clase de sujetos.