Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- El RP20 generó amplias expectativas durante los ensayos en Barcelona y con ello se esperaba que Sergio Pérez lo aprovechara y tuviera su temporada, la décima en la Fórmula Uno.
Pero en el camino, el piloto mexicano ha vivido de todo, tanto fuera de la pista como dentro de ella.
Un positivo a COVID-19 y versiones de su salida de Racing Point por la llegada de Sebastian Vettel, que se confirmaron previo al GP de Italia, fue con lo que lidió cuando no estaba arriba de su auto.
Ya en competencia, el mexicano ha tenido resultados, pero no ha sido constante, de acuerdo a lo que le puede entregar el monoplaza rosado, y está lejos de pelear en el segundo grupo de pilotos debajo de los candidatos al título, además de que se perdió dos carreras por el coronavirus.
¿Esa irregularidad es producto de la mala suerte o malas decisiones (suyas o del equipo)? Lo cierto es que en cada carrera siempre hay un “algo”.
“Checo” arrancó la temporada con un sexto lugar, tanto en la clasificación como en la carrera, y si bien no fue malo tratándose de la primera fecha, el Gran Premio de Austria pintaba para algo más.
El podio era posible, pero su equipo no lo llamó a pits para ponerles llantas frescas y defender la tercera posición y, además, en las vueltas finales, excedió la velocidad límite en pitlane y fue sancionado con cinco segundos que lo hicieron caer al sexto lugar.
En Estiria tuvo su mejor momento este 2020. Luego de arrancar desde el cajón 17, el tapatío remontó 11 posiciones y finalizó sexto, siendo llamado el Piloto del Día.
En Hungría tuvo su mejor sesión de calificación al conseguir el cuarto lugar, pero en la carrera tuvo una mala arrancada que lo hizo perder tres lugares, no tanto por problemas suyos, sino que su línea de arranque estaba más mojada que el otro sector de la pista. El auto encontró ritmo, pero no el suficiente para que “Checo” superara el séptimo lugar en el que terminó.
Desde esa fecha ya se rumoraba su salida de Racing Point y además dio positivo a COVID-19, perdiéndose los grandes premios de Gran Bretaña y el del 70 aniversario.
“Checo” regresó para España con un cuarto sitio, pero una sanción por ignorar una bandera azul le quitó un peldaño.
En Bélgica, el jalisciense fue afectado por la estrategia de su equipo, luego de un accidente en la vuelta 11 que obligó la salida del safety car y que parecía que entraría a pits, pero no fue llamado y cuando lo hizo, ocho giros después, salió último y a seis segundos del penúltimo.
Al final, se metió a la zona de puntos.
En Italia, los mecánicos de la escudería de Silverstone quedaron exhibidos cuando tuvieron problemas al cambiar la llanta delantera derecha y echaron a perder ese fin de semana en el que consiguió arrancar desde la cuarta posición. En Monza, el mexicano acabó décimo.
En el GP más reciente, en Mugello, y con la confirmación de que salía de Racing Point y llegaba Sebastian Vettel para 2021, “Checo” sumó dos dígitos de nuevo pese a que el RP20 nunca entró en ritmo ni le dio el rendimiento esperado.
Además, el auto rosa tuvo actualizaciones que se fueron al monoplaza de Lance Stroll.

ASÍ LO DIJO
“Nos equivocamos, tuvimos que haber parado, al final todos los que estaban a nuestro alrededor pararon y eso les ayudó a pasarnos”.
“En la arrancada, no sé qué pasó, creo que por el lado de adentro había muy mal agarre. Perdí muchas posiciones; luego venía en el ritmo y toqué un parche de agua y casi pierdo el auto”. En el GP de Hungría.
“Creo que la arrancada no fue muy buena, perdí una posición con Lance (Stroll). Después la carrera creo que fue muy buena, fuimos capaces de lograr una sola parada, pero muy al límite”. En el GP de España.
“Tuvimos una mala parada, perdimos posiciones, luego en la curva dos en la rearrancada Verstappen me empuja, me pega, me saca y tuve muchos daños en mi auto”, en el GP de Italia.
Sergio Pérez, piloto de Racing Point, en el GP de Austria.