El presidente de la Unión Ganadera Regional Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz informó que este año 2019 ha sido muy complicado para este gremio, derivado de la falta de lluvias que se reflejará entre los meses de febrero y abril del 2020 y que obligará desde ahora a buscar y comprar las pasturas para alimentar a su ganado.
En el ramo lechero, dijo que el precio por litro se encuentra barato, pero los insumos sí subieron como la luz y el diesel, aparte se acabaron prácticamente todos los apoyos gubernamentales federales, incluso este 2019 el ganado en pie ya no se pudo vender, no había interesados por comprarlo.
Mucho ganado se mandó a los rastros por la falta de agua, de pastura y de alimentos, lo que propicio que muchos no quisieran comprar más animales para sus hatos ganaderos, apuntó.
El dirigente de la UGRA precisó que los precios por kilogramo del ganado en pie disminuyó entre un 15 y un 20 por ciento, “más que situaciones de precio, otros años se podía vender aunque fuera barato, pero este ejercicio los productores no ofrecían esa situación, simplemente se abstuvieron de comprar o de vender”.
Es claro que los hatos ganaderos han comenzado a bajar y esta situación se podrá observar con claridad a lo largo del ejercicio fiscal 2020, “aquellos que no puedan darles de comer a sus animales deberán vender para poder dar de comer a los que les quedan en sus hatos”.
Durante los meses de febrero a abril se tendrá el enorme reto de traer pasturas de aquellas regiones del país que hayan gozado de lluvias a lo largo del 2019, lo que implica un desembolso económico para los productores, donde una gran cantidad no podrán adquirirla por las mismas condiciones del tamaño de sus hatos ganaderos, quienes procederán al sacrificio en los rastros o la venta en pie, resumió Juan Pablo Franco Díaz.

¡Participa con tu opinión!