Luego de dos meses del modelo de educación a distancia, el secretario general de la Sección Uno del SNTE, Ramón García Alvizo, reconoció que ha representado un intenso desgaste emocional para el magisterio por el trabajo diario y arduo que desempeñan, pues dejaron de existir los horarios laborales y por esa razón solicitan a la autoridad educativa que no exijan tanta carga administrativa.

No obstante, sostuvo que el magisterio de Aguascalientes no regresará a las aulas hasta que no haya condiciones sanitarias y esa decisión se encuentra en poder de la Secretaría de Salud, porque el compromiso es cuidar la salud de los niños, de los jóvenes y de los trabajadores de la educación.

“Los maestros se encuentran en situación de estrés, pues ahora deben estar respondiendo y explicando tanto a los estudiantes como a los padres de familia, adicionalmente se ha generado un gasto adicional para muchos de ellos pues se vieron forzados a invertir en contratar servicios de internet o consumo de datos en sus dispositivos electrónicos”.

Comentó que hay mucha presión hacia los docentes por el trabajo diario y aparte la autoridad educativa les pide día a día las evidencias escolares. Por ello el SNTE ha solicitado que no se les exija más carga administrativa a lo demandado por la SEP para no saturarlos, porque tanto profesores como estudiantes están trabajando horas extras para cumplir con las actividades escolares.

En entrevista con El Heraldo, el dirigente seccional sostuvo que este tiempo ha sido de mucho desgaste y todavía faltan casi dos meses más, motivo por el cual el estrés laboral aún no está por terminar, pero si se requiere diseñar estrategias que faciliten este proceso de educación a distancia.

Al mismo tiempo, destacó el compromiso del magisterio de Aguascalientes, que en más de una ocasión ha demostrado sacar adelante los retos, aunque ello le implique un intenso trabajo, por ese motivo se han estado capacitando los docentes para saber enseñar desde la distancia a sus estudiantes de nivel básico.

Por último, señaló que el 70% de los maestros ya trabajan en el sistema en línea y el 30% restante todavía recurre a estrategias pedagógicas tradicionales, lo que le permite un mayor acercamiento físico con los padres de familia que viven en comunidades rurales del estado.

¡Participa con tu opinión!