Caótica situación viven quienes son jefas de familia ante el nuevo cierre parcial de las actividades no esenciales durante 15 días en el estado, lo que ha afectado severamente su economía y el qué llevar a la mesa para poder sobrevivir, generándoles problemas de desnutrición y enfermedades a ellas y a sus hijos, así lo señaló la presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez.
Afirmó que esta situación obligatoria de cerrar muchos negocios hizo que muchas jefas de familia volvieran a perder sus empleos o bien ser descansadas sin goce de sueldo, lo cual vuelve a complicar el panorama económico de muchísimas familias que pretendían en esta temporada conseguir un poco de recurso para desahogar sus deudas, conseguir un poco de ingreso para pasar una Navidad no tan amarga, o abonar a las deudas que ya de por sí las tenían totalmente ahogadas.
Detalló que esto también afecta a los hijos de las jefas de familia quienes han bajado muchísimo de peso, luego de que la alimentación ha tenido que ser más raquítica al tener que disminuir las porciones. Por todo lo anterior, dijo que es necesario que los gobiernos de los tres niveles implementen políticas públicas que ayuden a este sector de la población y pidió a la sociedad en general apoyarlas con despensas.

“Se están viendo en los hospitales a muchas mujeres con muchas enfermedades no propiamente de COVID, sino que tiene que ver con una mala nutrición. Esta situación está agravándose para las jefas de familia y sus familias…”
Gwendolyne Negrete