En una vivienda ubicada en el fraccionamiento Los Laureles fue encontrado el cadáver de un hombre, quien ya llevaba por lo menos tres días de muerto y nadie se había percatado de ello.
Fue hasta que los habitantes de la zona comenzaron a percibir olores nauseabundos que provenían de la vivienda, que decidieron avisar a una de las hijas. Cuando la mujer fue a buscar a su papá lo encontró ya sin vida.
Los hechos quedaron al descubierto el pasado martes a las 9 de la noche, en un domicilio ubicado en la calle Cerrada Ombú, en el fraccionamiento Los Laureles, hasta donde llegaron policías preventivos del Destacamento “Terán Sur”, además de la ambulancia UE-58 de la Coordinación Municipal de Protección Civil.
El ahora occiso fue identificado como Marco Alejandro, de 68 años y fue encontrado acostado sobre su cama, en una de las habitaciones del domicilio. A fin de realizar las diligencias correspondientes, acudieron agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.