Hace unas horas, se instaló formal y legalmente la LXV Legislatura del Congreso de la Unión; siendo que, desde hace unos días, se observó cómo tomaron protesta constitucional los 500 diputados federales que integran la Cámara de Diputados. Tras lo anterior, vale la pena realizar algunas reflexiones con relación al porvenir legislativo que acompañará al presidente Andrés Manuel López Obrador en el cierre de su mandato.

Enfatizaré el porvenir de la Cámara de Diputados; ya que en el Senado de la República no se han dado mayores cambios, salvo algunos movimientos de reincorporación tras licencia de algunos ex candidatos perdedores en el pasado proceso electoral y la más reciente reincorporación de la ex secretaria de Gobernación, doña Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila. De manera tal, que comenzaré primeramente con el análisis numérico de los diputados.

De los 500 diputados electos, el Partido MORENA cuenta con 198 (122 de mayoría y 76 plurinominales), mientras que el Partido del Trabajo 37 (30 de mayoría y 7 plurinominales); siendo que, en conjunto cuentan con 235 diputados. Mientras que las principales fuerzas de oposición que integraron la famosa coalición “Va por México”, como el Partido Acción Nacional, cuenta con 114 diputados (73 de mayoría y 41 plurinominales), mientras que el Partido Revolucionario Institucional, 71 diputados (31 de mayoría y 40 plurinominales) y el Partido de la Revolución Democrática, 14 diputados (6 de mayoría y 8 plurinominales); es decir, 199 diputados en conjunto.

El resto, corresponde al Partido Verde Ecologista de México, 43 diputados (31 de mayoría y 12 plurinominales) y al Partido Movimiento Ciudadano, 23 diputados (7 de mayoría y 16 plurinominales). Razón por la cual, estos dos partidos se convertirán en “partidos bisagra” torales para la aprobación de las principales reformas y serán quienes deberán negociar sus votos con la Cuarta Transformación o con el Bloque Opositor.

Frente a ello, el Partido Verde Ecologista de México tiene una deuda historia con la ciudadanía si es que verdaderamente quiere consolidarse como una opción política y tras la obtención de una gubernatura en San Luis Potosí, considero cuenta con la oportunidad ideal para dejar de ser un partido satélite del gobierno en turno y convertirse en una alternativa política para los mexicanos.

La composición parlamentaria da esperanzas de que no veremos una Cámara de Diputados que permita tan fácilmente la intromisión del Ejecutivo Federal y contamos con cierta tranquilidad en cuanto a las mayorías calificadas requeridas para la realización de ciertos cambios legislativos; sin embargo, habrá que dar puntual seguimiento a las iniciativas presidenciales y a los diversos nombramientos que puedan recaer sobre dicha cámara.

En conclusión, este clima de esperanza legislativa puede representar un parteaguas para que el Poder Legislativo demuestre su autonomía y para que la oposición mexicana tenga posibilidades reales de competir en el próximo proceso electoral federal. Exhorto a todos los legisladores federales de Aguascalientes que recién comenzaron sus funciones, para que visualicen cuál es el sentir mayoritario del estado y sepan conducirse con dignidad y decoro en el ejercicio de su función legislativa, de manera que, presenten iniciativas de altura, exijan durante la planificación del presupuesto y voten congruentemente en beneficio de la población mexicana.

Agradezco el favor de su lectura y les deseo un muy feliz fin de semana.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr