La diputada Guadalupe de Lira considera absurdo que la autorización de subdivisión de predios, por parte de la autoridad municipal, deba ser validada por un notario, con el consabido cobro.

Considera que si el Ayuntamiento respectivo ya dio su anuencia, ésta no debe ser cuestionada; por ello presentó una iniciativa para reformar el Código de Ordenamiento Territorial, Desarrollo Urbano y Vivienda del Estado, para el efecto y eliminar la “protocolización” de referencia.

Reiteró que en la actualidad las personas tienen que hacer ante los ayuntamientos y notarios públicos, el mismo trámite, por lo que propone suprimir este concepto para el caso de los notarios; considera que el trámite es meramente recaudatorio.

También pretende que a los predios de más de 5 mil metros cuadrados no se les dé el tratamiento de fraccionamientos en las comunidades rurales, ya que para ese sector de la población resulta incosteable tramitar las donaciones de sus bienes y por tanto, quedan sin legalizar.

Destacó que se busca dar certeza jurídica y agilizar la regularización de predios, y con ello formalizar los bienes que los padres donan a sus hijos, y éstos puedan asegurar su patrimonio.

Asimismo, precisó que con la iniciativa se busca: Eliminar el requisito de escriturar las autorizaciones de subdivisión; eliminar el tratamiento de cumplir los requisitos exigidos para desarrollar fraccionamientos, en trámites de regularización de predios mayores de cinco mil metros cuadrados; ampliar los plazos de vigencia de los planos de levantamientos topográficos de seis meses a un año; y ampliar los plazos de vigencia de los certificados de libertad de gravamen en los trámites de subdivisión.

Ponderó la importancia de facilitar la subdivisión de predios, porque de esa manera los padres pueden donar a los hijos determinados lotes, en vez de dejarles el terreno completo, con el riesgo de que se generen problemas entre los familiares al momento de hacer el reparto por ellos mismos, poniéndose en riesgo la voluntad del testador.