A diferencia de otros años el famoso “Lunes Negro” en la NFL no tuvo tantos despidos, esto debido a que muchas franquicias no se esperaron hasta el final de temporada para despedir a su head coach terminando la campaña con interinos. Tal fueron los casos de Texans, Falcons y Lions que sufrieron cambios a lo largo del año. En tanto, los Jets ni siquiera aguantaron unas horas más de lo necesario para terminar su relación laboral con Adam Gase luego de una campaña de 2-14 que decepcionó a todo el mundo, esto fue dado a conocer el domingo por la noche una vez que los Jets dieron por terminada su participación en el calendario.
Este lunes solamente dos head coach más se quedaron sin trabajo. El primero fue Doug Marrone que tras cinco temporadas dejó a los Jacksonvillle Jaguars al registrar tres campañas seguidas con 10 o más derrotas, su mejor temporada fue en el 2017 cuando terminó con marca de 10-6 y para sorpresa de muchos llegó a la final de la Conferencia Americana perdiendo ante los Patriots. Ahora los Jaguars buscarán un nuevo proyecto pensando en que tienen la selección 1 del próximo draft con un nuevo mariscal de campo a la vista.
El otro despedido fue Anthony Lynn de los Chargers al concluir el año con marca de 7-9 más que nada por sus decisiones polémicas que parecían ir en contra de la victoria, muchas veces no solo en este año el talento alrededor del equipo daba más para los resultados que conseguía y con Justin Herbert como la nueva joya del equipo buscarán nuevos horizontes. La mejor campaña de Lynn fue en el 2018 al terminar con marca de 12-4 para entrar como comodín a la postemporada y ser eliminado en la ronda divisional por los Patriots. Otro cambio destacado que se anunció fue que John Elway dejará de ser el gerente general de los Broncos y aunque seguirá siendo el jefe de operaciones, contratará a un gerente que tomé las decisiones deportivas en la franquicia.