Luchará contra sus fantasmas

LeBron James jugará su décima final de NBA en su carrera, lo que lo coloca como uno de los basquetbolistas con más finales disputadas en la historia de la liga, pero para su mala fortuna, el Rey cuenta con una marca negativa de 3 finales ganadas y 6 finales perdidas.
James ha superado a grandes leyendas del basquetbol en cuanto a finales disputadas se refiere, y las únicas estrellas que han jugado más finales que él son Sam Jones con 11 y Bill Russell con 12, además de empatar con Kareem Abdul-Jabbar con 10.
No obstante, las leyendas de Celtics y Lakers pueden presumir que son parte de la lista de jugadores con más títulos en la historia, mientras que LeBron James no figura entre los 50 jugadores con más títulos de NBA, algo que ha marcado mucho su carrera llena de éxitos.
Su historia por las finales de NBA comenzó en el 2007, el Rey jugaba para los Cavaliers y nadie daba un peso por ellos, pero un joven de Akron los llevó a lo más alto al llegar a una final de liga, pero los Spurs de Popovich, liderados por Duncan, Ginóbili y Parker fueron superiores a los Cavs de LeBron, ganando en 4 juegos.
Para el 2010 LeBron dejaría Cleveland para jugar en el Heat de Miami, y en su primera campaña volvería a una final de liga, cayendo ante Mavericks en seis juegos, por lo que su maldición continuaba.
Sin embargo, en el 2012 y 2013 el basquetbol le dio su revancha y logró ganar sus primeros dos títulos de NBA, derrotando a Oklahoma City Thunder (4-1) y San Antonio Spurs (4-3), respectivamente, equilibrando así su paso por las finales.
No obstante, en su última temporada como jugador del Heat volvió a caer en la final, siendo nuevamente Spurs de San Antonio su verdugo, en una serie de cinco juegos. Una vez disputada aquella final del 2014, el Rey regresaría a los Cavaliers para tomar revancha, y gracias a su fuerza y dedicación lo lograría.
En las finales del 2015, 2016, 2017 y 2018, no hubo equipo que lograra batir a los Warriors en el Oeste y a los Cavaliers en el Este, por lo que la rivalidad entre Golden State y Cleveland quedará como una de las más memorables de la historia.
En el 2015 los Warriors de Steve Kerr y los “Splash Brothers” (Curry y Thompson), ganarían su primer título de NBA, derrotando a los Cavs de LeBron; pero en el 2016, los Cavaliers tomarían revancha y vencerían a los mejores Warriors de la historia, quienes rompieron el récord de la mejor temporada regular al sumar 73 victorias; el Rey al lado de Kyrie Irving remontaría un 3-0 y ganaría su primer título con la escuadra de Cleveland, siendo el momento más glorioso para James.
En el 2017 y 2018 los Cavs no pudieron hacerle frente a los Warriors y perderían 4-1 y 4-0, respectivamente, dejando un récord negativo de 3 finales ganadas y 6 perdidas para LeBron James.
Hace dos años el Rey cambiaría de aires y llegaría a Lakers, pero en su primer campaña no pudo ni quiera entrar a playoffs, lo que generó muchas especulaciones sobre el final de su momento, pero ahora junto a Anthony Davis, el conjunto de Los Ángeles ha logrado ilusionar a sus seguidores, ya que sin duda son los favoritos para alzar el Larry O’Brien en este 2020.
A lo largo de la historia el cuadro de Lakers ha tenido grandes duplas que les han dado sus 16 campeonatos, George Mikan tuvo a Vern Mikkelsen, Jerry West tuvo a Wilt Chamberlain, Kobe Bryant a Shaquille O’Neal y Magic Johnson a Kareem Abdul-Jabbar, por lo que este año James y Davis podrían darle un nuevo título a Lakers, lo que significaría el cuarto para el Rey LeBron.