Imelda Robles
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Bella y Beila nacieron unidas del abdomen y, ahora que fueron separadas, las unen sus ganas de vivir.
«Le está poniendo muchas fuerzas Bella, hasta los mismos doctores nos han dicho que están sorprendidos de las ganas que tiene», dijo Juan Manuel Ávila, papá de las siamesas nacidas el pasado 15 de marzo en el Hospital Materno Infantil.
Con menos de 1 mes de edad, fueron separadas el 10 de abril en una cirugía nunca antes realizada en este hospital: incluso no hay antecedentes de un procedimiento similar en otra unidad médica de Nuevo León.
Bella sigue grave, pero estable, en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.
Fue operada del corazón por doctores de la Unidad Médica de Alta Especialidad Hospital de Cardiología No. 34 del IMSS en el Materno Infantil para evitar el riesgo que implicaba el traslado de la bebé a ese hospital.
«Se le instaló una fístula y salió bien todo lo de la operación, nada más ahorita está grave, delicada, pero estable», contó el papá.
«Estamos nerviosos por saber cómo reacciona mi niña».
Juan Manuel informó que ayer le retiraron el apoyo ventilatorio a Bella y, hasta el momento, su reacción es favorable.
La operación para separar a las siamesas, quienes compartían el hígado, estaba programada para dentro de tres meses, pero fue adelantada porque la salud de Bella se complicó.
Beila, la otra gemela, ya está en la Unidad de Cuidados Intermedios, sin ventilación mecánica, con una mayor evolución que su hermana.
Toma antibióticos por una infección leve, agregó el papá, pero se mantiene estable y su alimentación con leche materna es positiva.
Juan Manuel, de 27 años, y su esposa Jimena Ibarra, de 20, son de Saltillo y tienen otro hijo de 2 años que por el momento es cuidado por familiares en aquella Ciudad.
Actualmente los papás duermen en la Posada del Materno Infantil, un espacio para familiares de pacientes internados.
Cuando den de alta a Beila tendrán que rentar un lugar cercano para seguir pendientes de Bella.
«Vamos a tener que buscar una casa de renta, un departamento o algo así, porque ya no vamos a poder estar en el albergue porque hay mucha gente y, sobre todo, por precauciones para la niña», explicó Juan Manuel.
En Saltillo, el papá labora como repartidor en una empresa y tuvo que pedir un permiso en su trabajo, por lo que actualmente no tiene un ingreso económico. Si lo deseas, puedes ayudar a esta familia con una aportación económica.

¿Quieres ayudar?
– Juan Manuel Ávila Moreno, papá de Bella y Beila.
– Cel. 844-274-4063
– Cuenta BBVA: 4152 3142 1176 8778