El feminicidio y cualquier tipo de violencia contra las mujeres no deben ser normalizados, antes bien, deben ser atendidos oportunamente para salvar vidas, pero se necesita de la participación de la ciudadanía y trabajar en quitar el miedo a la denuncia por parte de las afectadas, manifestó Alan Valdivia Sáenz, titular de la Unidad de Psicología del Poder Judicial de Aguascalientes.
Son varias las señales de alarma en las que se debe tener especial atención, tanto por las afectadas como quienes están cerca de ellas, para brindarles el apoyo que requieran y si acaso necesitan del apoyo legal y psicológico, acudan a las instancias que están abiertas para recibirlas y darles la orientación a tiempo.
“La violencia contra las mujeres es algo que no debe pasar desapercibido y el feminicidio es el grado máximo al que ya se ha llegado en este fenómeno social, son temas de los que debemos hablar y conocer para visibilizarlos, y trabajar para que se disminuyan y erradicarlos en lo posible”.
Refirió que el feminicidio es una muerte violenta cometida por alguien en contra de una mujer por el simple hecho de su género, sin duda es la expresión más ruin en que se ha caído para ir en contra de las mujeres.
Es un tema que ha impactado pero no debe quedarse en eso, resaltó el profesionista, sino que es tiempo de que la sociedad se involucre y sensibilice, pues a ese delito se llega generalmente porque antes se permitieron otros que fueron considerados menos graves y hubo extralimitaciones como la violencia económica, psicológica, sexual, entre otros.
“La violencia es violencia desde el momento en que hay gritos, humillaciones, empujones, insultos, ese tipo de acciones que por el machismo que ha formado parte de la cultura ancestral del mexicano, han pretendido hacer ver como superiores, con más valor o autoridad a los varones sobre las mujeres”.
Sin duda es un tema por demás sensible en la actualidad, expresó Valdivia Sáenz, pero es tiempo de pasar de lo discursivo a los hechos, y a la justa lucha emprendida por distintos grupos de mujeres en su esfuerzo por visibilizar el problema y exigir justicia; “tenemos que, como seres humanos, hombres y mujeres, ir encaminándonos hacia la cultura del respeto y la paz”.
Por ello es importante insistir en el fomento de la cultura de la denuncia, para que las investigaciones se lleven de oficio y juicio, pues esto es lo que se necesita para que existan acciones preventivas y de aplicación de la justicia, ya que cuando no se actúa a tiempo es cuando se han dado casos lamentables donde ya poco se puede hacer, más que pensar en que el responsable del feminicidio pague su culpa, pero nunca podrá volver la vida que quitó.
Finalmente, indicó que quienes sufren de violencia pueden acudir a la Fiscalía General de Justicia, al Centro de Justicia para Mujeres o directamente a los juzgados en el Poder Judicial, a pedir apoyo u orientación, así sea por el hecho de sentirse en riesgo o cuando se necesite actuar ya legalmente para defender su vida y su integridad.