Staff
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- El Presidente Joe Biden prometió vengar la muerte de los 13 soldados estadounidenses que fallecieron en el atentado llevado a cabo por el Estado Islámico-Khorasan (ISIS-K, por sus siglas en inglés) en el aeropuerto de Kabul.
“Para quienes realizaron este ataque, así como para cualquiera que desee daño a Estados Unidos, sepan esto: no perdonaremos, no olvidaremos.
“Los cazaremos y los haremos pagar”, subrayó Biden.
El Mandatario dijo que había pedido a sus comandantes que encontraran formas de atacar a ISIS-K.
“Responderemos con fuerza y precisión en el lugar que escojamos y en el momento que elijamos”, sostuvo.
Biden habló ayer desde la Casa Blanca poco después de que el Pentágono confirmara la muerte de los miembros del servicio estadounidense.
“(Los soldados fallecidos) fueron héroes que se comprometieron en una misión peligrosa y desinteresada para salvar las vidas de otros”, reconoció.
Respecto a las evacuaciones, el Presidente aseguró que estas seguirán hasta la fecha límite del martes entrante.
El ex Mandatario estadounidense Donald Trump, quien pactó la paz con los talibanes y también estableció la retirada de tropas, deploró el atentado.
“Nunca se debería haber permitido que esta tragedia sucediera, lo que hace que nuestro dolor sea aún más profundo y más difícil de entender”, apuntó en un comunicado.
En tanto, el Secretario General de la ONU, António Guterres, convocó una reunión del Consejo de Seguridad sobre Afganistán.