Mircea Mazilu

Hoy se cumplen 109 años de la firma de los Tratados de Ciudad Juárez, por medio de los cuales Porfirio Díaz renunciaba al poder de México. Tras la victoria de los insurrectos sobre el Ejército Federal en la batalla de esta ciudad chihuahuense, el 21 de mayo de 1911 Francisco I. Madero y un representante del entonces presidente suscribieron este acuerdo que simbolizaba el triunfo de la revolución y el final del régimen autoritario que había dominado el país por más de 30 años. En este artículo se analizan las principales características del Porfiriato y las causas que provocaron su caída.
Porfirio Díaz subió al poder en 1876 y, a excepción del período que va de 1880 a 1884, gobernó la nación hasta su derrota final en la Revolución Mexicana. Para asegurarse su estabilidad y continuidad en la dirección del país, otorgó los principales puestos de la administración y del gobierno a sus amigos y familiares. Al mismo tiempo, ante el temor de que le fuera arrebatado el mando, en todo momento rigió con mano dura, reprimiendo a todo aquel que se le opusiera.
Las revueltas campesinas que surgieron a lo largo de los años de su presidencia fueron aplastadas una por una. Así sucedió con las rebeliones protagonizadas por los mayas, los yaquis, los mayos, los tomochitecos y los tarahumaras. La misma suerte tuvieron las huelgas obreras, las cuales fueron sofocadas de forma brutal. Destacaron las de Bellavista, Aguascalientes, Cananea, Río Blanco y San Luis.
El período en el que don Porfirio gobernó el país es también conocido por su destacado desarrollo económico. En las ciudades, la industria se intensificó, debido a la multiplicación de diferentes tipos de fábricas; en el campo, creció la producción agraria, favoreciendo un aumento en las exportaciones y la generación de capital. Asimismo, en esta época se extendió gran parte de la red ferroviaria de la que hoy el país dispone. Por último, experimentó un gran impulso la construcción de edificios públicos, tales como hospitales, museos, escuelas y palacios.
Sin embargo, este crecimiento favoreció a unos pocos, ya que la gran mayoría de la población estaba sumida en la pobreza. Los rurales seguían trabajando en las propiedades de los hacendados bajo un sistema de servidumbre feudal por deudas, que muchas veces adquiría rasgos de esclavitud. Además, muchos de ellos fueron víctimas de la política de despojo, perdiendo sus tierras en beneficio de los ricos. Los trabajadores urbanos, por su parte, sufrían una explotación despiadada y vivían con escasez.
El prolongado gobierno de Díaz, la represión y la triste realidad social generaron descontento entre la población. En 1905, los hermanos Enrique y Ricardo Flores Magón fundaron el Partido Liberal Mexicano, exigiendo transformaciones sociales y políticas. En 1909, Francisco I. Madero creó el Partido Nacional Antirreeleccionista, tratando de ganar las elecciones presidenciales del año siguiente e impedir la continuación en el poder de don Porfirio.
Esta decisión tomada por el coahuilense provocó su encarcelación, al ser acusado de conato de rebelión y ultraje a las autoridades. No obstante, poco más tarde consiguió escapar de la prisión, refugiándose en Estados Unidos, desde donde promulgó el 5 de febrero de 1910 el Plan de San Luis. Este documento desconocía la continuidad del dictador en la dirección del país y llamaba al pueblo a levantarse en armas contra el régimen porfirista, el 20 de noviembre de 1910. Fue así como estalló la Revolución Mexicana.
Después de varios meses del inicio del conflicto, los revolucionarios vencieron a los federales en la batalla de Ciudad Juárez, llevada a cabo entre el 8 y el 10 de mayo. El día 21 de ese mes, Francisco S. Carvajal, enviado del gobierno, firmaba los Tratados de Ciudad Juárez en el Edificio de la Aduana Fronteriza de esa misma ciudad. Como se ha mencionado más arriba, este pacto obligaba a Porfirio Díaz a dejar la presidencia de México. El 25 de mayo, éste presentó su dimisión y el día 31 partía al exilio en Francia, desde donde no volvería jamás. El 2 de julio de 1915 murió a la edad de 84 años en la ciudad de París.

mircea-mazilu@hotmail.com